lunes

Contextualización del proceso de Paz, Actores, Avances y Reflexiones
Evento realizado en la Universidad de los Llanos Villavicencio el 10 de agosto de 2018, con la participación de miembros de las Ex FARC y Ex AUC.

--------------------


Por: Óscar Alfonso Pabón Monroy/ Comunicador Social comunitario

El rector encargado de la Unillanos, Pablo Emilio Cruz C., instaló en la tarde de hoy la jornada "Contextualización del Proceso de Paz: Actores, Avances y Reflexiones".

La primera parte estuvo a cargo exposiciones de Emilio García G. director de los PDET Meta/Guaviare y de Nicolás Espinel S. quien a nombre del Instituto KROC habló de la situación actual de la implementación de los Acuerdos de Paz en Meta y Guaviare.

Luego de la fase académica vino el panel "Voces de los actores del conflicto", que tuvo la siguiente participación/representación:

Víctimas: Liliana Aparicio líder de una organización femenina poco hace creada en Villavicencio, Juan García, Filósofo, investigador y consultor político de la Comisión de Conciliación nacional y Yefrey A. Serna R. estudiante de Derecho de la UCC.



Ex AUC: comandantes Manuel de Jesús Pirabán (Jorge Pirata o Don Jorge) y Edwuar Cobos T. (Diego Vecino integrante del Estado Mayor), quien operó en la región de Montes de María.

Ex FARC EP: comandante Emiro del Carmen Ropero S. (Rubén Zamora) y la ex combatiente Yuva Nirza Romero



Iglesia católica: padre Omar García, por años director de la Pastoral Social y actual párroco del villavicense centro poblado La Concepción, más conocido como La Cuncia.

Moderadora: Esperanza Duque M. profesora pensionada de la Unillanos, quien ha cumplido trabajos relacionados con pedagogía en el posconflicto.

Histórico resultó este ejercicio durante el cual victimas y victimarios se sentaron cerca, se miraron a los ojos y se hablaron. Dijeron que ojalá esto hubiera ocurrido 15 o 20 años antes.




Cada panelista hizo su personal narrativa de la guerra que le tocó vivir, con sus visiones del posconflicto. Coincidieron todos al pensar, que la construcción de Paz debe proseguir con equidad en los territorios y que craso error será interrumpir su curso.

Tanto los representantes de las ex AUC como de las ex FARC EP por sus acciones de violencia pidieron perdón a sus víctimas en general.

Los antes antagónicos actores del conflicto armado contaron, que ya habían tenido encuentros en privado pero que este en público lo significaban de manera particular, además por ser dentro de una universidad oficial.




Edwuar Cobos T. sugirió que ojalá los procesos de Paz con las AUC y con las FARC EP pudieran unirse.

Los ocho panelistas también coincidieron al expresar, que eventos como el de hoy deben proseguir en las universidades públicas y privadas, para que las comunidades juveniles escuchen a las partes del conflicto armado y reflexionen sobre la necesidad de no repetir tantas tragedias, desangres y muertos que la guerra le ha causado a Colombia por más de medio siglo.

En las fotografías aparecen sentados (izquierda- derecha) los panelistas: Yuva Nirza Romero, el padre Omar, Liliana Aparicio, Rubén Zamora, Manuel de Jesús Pirabán, Edwar Cobos, Juan García y Yefry A. Serna.




Por parte de la Unillanos se anunció que en la penúltima semana del mes corriente, en la ciudad de Granada se realizará evento con metodología similar a la de hoy.

El liderazgo del evento de esta tarde, en el auditorio Eduardo Carranza de la sede Barcelona de la Unillanos, fue del profesor Fernando Campos P. decano de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación, FCHE, con el apoyo de la Licenciatura en Producción Agropecuaria, que a futuro será Licenciatura en Educación Campesina y Rural, del Centro de Pensamiento Paz y Productividad, del Instituto de Idiomas y de la Dirección General de Proyección Social.


Fotos: Mateo Omaña R. y Óscar A Pabón M

Villavicencio, 10 de agosto de 2018


Fuente: https://www.facebook.com/oscaralfonso.pabonmonroy.1/posts/2728892380470287




lunes

Exjefes de las Autodefensas Campesinas debutan en el cine para pedir perdón a sus víctimas
‘El Mayor Regalo’. 

Así se titula esta película que se estrenará en octubre y que cuenta historias de perdón de diferentes países. Personas que han ocasionado violencia y mucho dolor, decidieron sanar su alma y la de los demás a través de la reconciliación. 
.........................



Alias Diego Vecino, exjefe paramilitar del bloque Montes de María, vinculado con las Autodefensas Unidas de Colombia, por cuyas decisiones más de 2700 personas murieron. ‘Chatarro’, exjefe paramilitar del bloque Centauros, a quien se le atribuye el asesinato de cerca de 300 personas y ‘Ramón Isaza’, uno de los fundadores del paramilitarismo y quien habría cometido más de 10.000 crímenes. Todos ellos aprovecharon un largometraje para pedir perdón y también para recibirlo por parte de sus víctimas.

‘El Mayor Regalo’. Así se titula esta película que se estrenará en octubre y que cuenta historias de perdón de diferentes países. Personas que han ocasionado violencia y mucho dolor, decidieron sanar su alma y la de los demás a través de la reconciliación. 

Los exparamilitares colombianos, por ejemplo, buscaron algunos familiares de sus víctimas, esta vez para pedir perdón, se abrazaron y compartieron entre sí sus historias de dolor.

La idea de producir esta película nació precisamente en Colombia. Su director, el periodista español Juan Manuel Cotelo, en diálogo con El País contó la experiencia de grabar algunos testimonios en Colombia. 

¿Cómo nace la idea de realizar ‘El mayor regalo’?

Surgió en Bogotá. Al finalizar una presentación en un teatro, se me acercó una persona para hablarme de un grupo de presos que estaban cumpliendo condena por numerosos crímenes. Literalmente, me dijo: “quieren pedir perdón y les gustaría hacerlo a través de usted”. 

Poco después, visité a esas personas en la cárcel de La Picota y viví una experiencia maravillosa. Cada uno compartió conmigo, con toda crudeza y sin adornos, lo que había hecho. Estaban realmente arrepentidos.

Al cabo de un tiempo, regresé a Colombia y pude acompañar a estas mismas personas cuando visitaron a los familiares de sus víctimas, a quienes querían pedir perdón cara a cara. Y entonces viví la manifestación de amor más grande que jamás había vivido: las víctimas se abrazaron, besaron y compartieron su tiempo, su comida y bebida con los asesinos de sus familiares con mucha humildad.


¿De qué trata el largometraje?

Trata sobre el perdón, el arma más poderosa que existe para lograr la paz. Quien crea que va a recuperar la paz mediante la venganza o el odio, se equivoca por completo y así lo experimenta día a día, en su propio sufrimiento interno.

El rencor te quita la paz, el perdón te la devuelve. Quien piense que ya es tarde para perdonar o para ser perdonado, se equivoca. Como también el que considere que el perdón se obtiene por méritos propios. El perdón es un regalo que se entrega y se pide humildemente, sin merecerse ni exigirse. El perdón no se negocia. Se da con alegría y se recibe con agradecimiento. Es un acto de generosidad infinita. Amar y perdonar son sinónimos perfectos.


¿Por qué hacer esta película sobre el perdón?
Si se me ocurriera un tema más urgente e importante del que hablar, lo haría. Pero dígame ¿usted conoce a una sola persona que no tenga que pedir perdón a nadie o que no tenga que perdonar a alguien? 
Si uno abre los periódicos se encuentra con guerras dentro de las familias, en los colegios, entre vecinos, países, culturas, religiones; el perdón es urgente, porque la pérdida de paz, provocada por las envidias y divisiones, es una epidemia mundial.

Hemos tenido muy buenos maestros del odio, entre los políticos, los guionistas de cine y TV, los periodistas y, tristemente, los mismos padres y madres de familia han educado a sus hijos en el odio. Ya es hora de que esos mismos profesores -entre los que me incluyo por ser director de cine y padre de familia- enseñemos que es posible amarnos unos a otros, amando nuestras diferencias.

El discurso de la “lucha de clases” ha provocado en todo el mundo una corriente de consecuencias nefastas. Ahora se promueve el odio entre sexos, el odio a las autoridades, a los ricos, a los poderosos, a los del equipo de fútbol contrario. La buena noticia es que no estamos obligados a heredar el odio de nuestros padres, podemos liberarnos de esa carga y modificar nuestra propia historia.



‘El mayor regalo’ tiene algunos testimonios de Colombia. ¿Cuáles?
A lo largo de la película, mostramos testimonios de reconciliación en varios países: Francia, España, Irlanda, México, Ruanda, Colombia. Unas personas piden perdón y otras perdonan. Y ese perdón está relacionado con todo tipo de ofensas: asesinatos, robos, infidelidades, insultos, mentiras. Ningún conflicto supera el poder del perdón. Y en ‘El mayor regalo’ se demuestra que cualquier persona puede perdonar y pedir perdón. En todas las historias parecía imposible la reconciliación. Sin embargo, en todas ha sucedido. Esto dará esperanza a quien piense que ya no puede perdonar o ser perdonado. Nunca es demasiado pronto, ni demasiado tarde para el perdón.


Entonces, ¿considera que perdonar realmente es un don?
Ahora ya no me cabe la menor duda. Es un don de Dios que, así como nos concede a todos el don de la vida, sin que nadie lo merezca, e incluso sin que le reconozcamos como nuestro Creador, también nos concede la capacidad de perdonar y de pedirlo, cuando el rencor es superior a nuestras fuerzas. Es un don que Dios concede inmediatamente, sin pensárselo, a quien lo desea con corazón sincero. Como todos los dones que recibimos de Dios, somos libres de ponerlos en juego o enterrarlos. Solo hay que dar un pasito pequeño y el perdón se hace realidad. Ese pasito consiste en desear el perdón y en ofrecerlo con una simple palabra, con un abrazo, con una lágrima o con un silencio elocuente. No es una teoría, es una realidad que puede constatar cualquiera, sin excepción.


¿Qué fue lo que más le marcó de este proyecto? Una anécdota que nos pueda contar...
Todo ha sido demasiado hermoso como para destacar algo sobre lo demás. Pero contaré una situación especial que viví, precisamente en Colombia. Acompañé a una persona a casa de una de sus víctimas. Cuando estábamos llegando detuvo el carro a unos 50 metros. Le temblaban las piernas y las manos. Me dijo “ya lo he hecho otras veces, pero siempre me cuesta”. Le dije que esperase en el carro y que yo me adelantaría a la casa. Allí me encontré con la familia que estaba descansando en la entrada. Me presenté, hablamos sobre algo insustancial y de pronto, la mujer dijo: “dígale que venga, porque esta noche soñé que Jesucristo me decía que el asesino de mi hijo iba a venir a mi casa, acompañado por usted. Dígale que no tenga miedo, que venga”. 

Regresé al carro, le dije a esa persona que ya podía salir y un minuto después recibió el abrazo y el beso de aquella mamá, quien le dijo mientras le miraba a los ojos: “esta es su casa y usted es mi hijo. ¿Qué quiere tomar?” Nada supera en belleza a ese espectáculo de amor.



En qué se inspira

Para los largometrajes, en la vida misma. No necesito buscar historias sino que las encuentro ante mis ojos. Estoy seguro de que la vida de cualquier persona puede generar una gran película. Nada es más emocionante que la vida real. 


Las películas que retratan la vida real de las personas, nuestros sufrimientos, alegrías y pasiones, me conmueven. Y si además de retratar, ofrecen un final esperanzador, mucho mejor. Eso exige un esfuerzo para los cineastas. Podemos conformarnos con ser espejos de la realidad y concentrar nuestra mirada en los errores humanos o concentrar nuestra mirada en la solución a los errores.



Descargar Versión Impresa

Fuente: https://www.elpais.com.co/

viernes

Reunión ICTJ, Fundación Aulas de Paz y Colectivo Desmovilizados AUC - Bogotá.
Bogotá, 24 de mayo de 2018

Temas de agenda tratados:


  • Aciertos y dificultades en la aplicación de la ley 975 de Justicia y Paz. 
  • Experiencias sobre encuentros con Víctimas y actos de Reconciliación desde la perspectiva de los Postulados.


Con reuniones de esta naturaleza se enfatiza una vez más de cara a la sociedad nacional y la comunidad internacional la importancia y necesidad de avanzar diligentemente en la Construcción de una Paz Justa e Inclusiva, reafirmando el común propósito de contar en Colombia con una Justicia Transicional pronta y eficaz que asegure darle cabida y relieve a la centralidad de las Víctimas, al tiempo que otorga garantías jurídicas e igualdad de derechos y obligaciones a todos aquellos Desmovilizados que habiendo participado del conflicto armado se hallan desde su adiós a las armas comprometidos con la Paz y la Reconciliación.




"A los amigos, abogadas y abogado que nos acompañaron hoy expresamos nuestra total gratitud por atender la invitación y especialmente por los importantes aportes que realizaron, sin lugar a dudas serán de suma utilidad no sólo al informe del ICTJ, sino a la reestructuración de la Justicia Transicional, mecanismo único de buscar una salida jurídica al doloroso conflicto. Valga la oportunidad para hacerle un reconocimiento a la Fundación Aulas de Paz y sus amigos dirigentes, quienes siempre podrán contar con el apoyo y participación de quienes desde esta fría capital, seguimos trabajando por la Paz y la Reconciliación Nacional"

                                                                                                                                     
COLECTIVO DESMOVILIZADOS AUC - Bogotá. 


jueves

Asamblea de Cundinamarca - Instalación del Consejo Departamental de Paz
17 de mayo de 2018







Con el auspicio de la Gobernación del Departamento de Cundinamarca, el Consejo Nacional de Paz y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz se realizó hoy jueves en la Asamblea de Cundinamarca una sesión trascendental para la afirmación e implementación de la Paz y Reconciliación en el territorio departamental. 

En el recinto de la Asamblea Departamental intervinieron el Gobernador de Cundinamarca, Dr. Jorge Rey; el Alto Comisionado para la Paz, Dr. Rodrigo Rivera; el Gerente de la Agencia de Cundinamarca para la Paz y el Posconflicto, Dr. Roberto Moya, y por las exAUC el Sr. Luis Eduardo Cifuentes Galindo. Se hicieron presentes y participaron del evento Víctimas del conflicto y representantes de Organizaciones Sociales, así como diversos Alcaldes de Cundinamarca, Personeros y Representantes de la Iglesia Católica. También acudió como invitado especial Edwar Cobos Téllez  -ExComandante 'Diego Vecino', Negociador de Paz y Vocero de los Desmovilizados exAUC.



Con la Sesión de Activación del Consejo Territorial de Paz, Reconciliación y Convivencia se avanza decididamente -autoridades y comunidad- en el compromiso humanitario, social y político de trabajar solidaria y mancomunadamente en favor de la centralidad y reparación integral de las Víctimas y la recuperación del tejido social departamental herido como consecuencia del conflicto armado que asoló el territorio departamental por tantos años. La presencia y participación de representantes de las exAUC en el recinto de la Asamblea Departamental evidencia el propósito y compromiso de los desmovilizados y reafirma su decisión inquebrantable de seguir aportando a la Construcción de Paz y Reconciliación, con su Trabajo y Verdad.



martes

Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales - Cátedra de la Paz

9 de febrero de 2018
Foto | Darío Augusto Cardona | LA PATRIA Álvaro Leyva Durán (izq.) cree que el punto final del conflicto se tendrá en dos o tres años. Lo acompaña Edwar Cobos Téllez ("Diego Vecino"), directivo de la Asociación de Desmovilizados de las AUC, en un evento en Manizales.


Foro: "Reintegración de los excombatientes en periodos de posacuerdo, responsabilidad grupal y estatal"

"Sin verdad no puede haber paz, 
sin justicia restaurativa 
ni reparación de las víctimas,
no puede haber paz"

"Llegó la hora de la verdad, de las víctimas y de replantear la historia de Colombia; si no, no puede haber reconciliación y reconstrucción de los valores nacionales" (Álvaro Leyva Durán, Facilitador de Paz)

"Eso es lo que estamos pidiendo, tener una reintegración plena, que estemos todos los actores del conflicto, y que la solución sea una sola" (Edwar Cobos Téllez  -ExComandante 'Diego Vecino', Negociador de Paz y Vocero de los Desmovilizados exAUC)

________________________________



Fuente: La Patria - Manizales
11 de febrero de 2018
Link: http://m.lapatria.com/nacional/la-verdad-es-la-cuestion-conceptos-de-alvaro-leyva-facilitador-de-paz-y-diego-vecino-de-las


La verdad es la cuestión: conceptos de Álvaro Leyva, facilitador de paz, y Diego Vecino, de las AUC

Hablar con dos personajes que no son de amores en Colombia deja lecciones, justo para el agitado momento político que vive el país.

El abogado Álvaro Leyva Durán guarda en su billetera el carné en pasta dura del Partido Conservador con su nombre estampado. Fue ministro de Gobierno, congresista y constituyente, pero por lo que más se le conoce es por buscar salidas al conflicto armado. Fue asesor jurídico de las Farc, por lo que muchos lo ubican en la extrema izquierda, a pesar de su raigambre conservadora.

Edwar Cobos Téllez, alias Diego vecino, desmovilizado de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), jefe del bloque Montes de María en los departamentos de Sucre y Bolívar, que tiene registradas 6 mil 686 víctimas, dejó el fusil, las balas y el camuflado, y ahora habla de decir la verdad como forma de reparación.

Los dos participaron el pasado viernes en un evento de la Cátedra de la Paz de la Universidad Nacional sede Manizales, denominado Reintegración de los excombatientes en periodos de posacuerdo, responsabilidad grupal y estatal.


Tomo fotos y aplaudo

Leyva destaca que lo mejor del acuerdo de paz con las Farc ha sido la entrega de armas, aunque reconoce que hay grupos disidentes porque eran muchos más de los que se consideraban. También ve positivo que se hayan vinculado a la política y que hayan estado en la plaza pública a riesgo de ser abucheados.

Sin embargo asegura que este proceso aún no culmina, porque está todavía en una etapa de reincorporación, normalización e implementación. Por ello critica la ligereza de quienes aspiran por cuenta de la violencia. "Son los que llaman a hacer trizas el proceso", y le parece "desleal" con el país no reconocer la verdad.

Para Leyva, "siempre ha habido un coco en Colombia", y lo fueron el general Gustavo Rojas Pinilla (entre 1953 y 1957), ahora lo es la paz y el castrochavismo. "Eso no existe, es un mote de campaña que se inventaron, un cuento de tontos".

¿Está convencido de que las Farc dijeron toda la verdad?, se le pregunta. "Si es que están por decirla, es que es un proceso de 50 años, pero ya han hablado del secuestro de los diputados, he visto actos de reconciliación en Colombia y en La Habana, con víctimas. Simplemente observo, tomo fotos, aplaudo. Que no todo el mundo esté al tanto de eso, es otra cosa, y que haya que hacer muchos actos de verdad, reconocimiento de víctimas y reparación, también es cierto".



¿Y del Eln?

Con el senador del Polo Democrático Iván Cepeda, Leyva ha tratado en Quito (Ecuador) de destrabar las negociaciones Gobierno-Eln, una guerrilla con casi 60 años de existencia, pero que están suspendidas por la escalada de violencia de este grupo armado.

"El cese de hostilidades les gustó, pero la situación que se presentó en el mecanismo de verificación llevó a que se presentaran problemas de orden público y muertes. Esta es una obra de humanos, no hay varitas mágicas. Se sabía anticipadamente que la tregua con el Eln tenía un punto final. Se sugirieron ciertas cosas para que no se dañara, pero desafortunadamente no siempre como se piensa resultan las cosas. Ahí es cuando se requiere entrar y ver cómo se puede recomponer", afirma.

Repudia que hayan metido civiles en la confrontación, que sean las primeras víctimas, como ocurre generalmente. "Por eso no puede dejarse esto al garete, porque hoy se habla del ataque en Barranquilla, ¿pero mañana y pasado mañana y dentro de seis meses? No, eso hay que cortarlo en su base. Que han habido dificultades, sí y hay que identificarlas, pero he visto que hay interés por implementar un mecanismo que puede tener éxito. Y la recomposición es para todo mundo, aún para los que sin haber estado alzados en armas, sin haber sido miembros de la fuerza pública, estuvieron vinculados directa o indirectamente en el conflicto interno".



Sin máscaras

Para Leyva, lo fundamental está en la Comisión de la Verdad y en la Justicia Especial para la Paz. "El que no diga la verdad, se va para la cárcel. El que diga la verdad y reconoce su responsabilidad, goza de una pena restaurativa. Ese es un mecanismo nuevo en Colombia, pero que en el mundo ha funcionado. Sin verdad no puede haber paz, sin justicia restaurativa ni reparación ni víctimas, no puede haber paz. Lo que pasa es que la gente le tiene pavor a la verdad, sobre todo aquellos que han andado en todo el proceso con una máscara, no solo de la guerra sino en la política. Ya es hora de que todos nos quitemos la máscara, y detrás de cada máscara hay una realidad que el país necesita conocer. No importa el teflón, llegará un momento en que nadie podrá esconder la verdad. Llegó la hora de la verdad, de las víctimas y de replantear la historia de Colombia; sino, no puede haber reconciliación y reconstrucción de los valores nacionales".



Con un desmovilizado

El desmovilizado Edwar Cobos Téllez, alias Diego vecino, considera que han tenido experiencias valiosas para que en el proceso de paz con las Farc no se cometan los mismos errores que con las Auc. "11 años inmersos en procesos de justicia transicional, el acercamiento con las víctimas, los actos de perdón y de reparación, todos importantes para ser tenidos en cuenta en el proceso de Justicia Especial para la Paz porque coadyuvan a que haya un mejor entendimiento y más espacios de reconciliación. Pero nos excluyeron".

Hace un llamado respetuoso a la tolerancia porque es mejor tener a las Farc tratando de ganarse algún voto de confianza, aunque podría no ser el momento. "Es mejor que echen babas en sus discursos, que balas con sus fusiles".

Antes de pensar en que las Auc se conviertan en actores políticos, una vez cumplido el componente judicial, Diego vecino sostiene que es necesario tener una reinserción plena porque no puede ser que sea ofreciéndoles ser ciudadanos de segunda categoría, parias de la sociedad.

"Así nos sentimos, no podemos ejercer la función pública, no podemos ni siquiera elegir, que es el derecho mínimo que tiene un ciudadano cuando cumple con las víctimas y la verdad. Eso es lo que estamos pidiendo, tener una reintegración plena, que estemos todos los actores del conflicto, y que la solución sea una sola".

Considera que ya han aportado. Suman los 11 años metidos en despachos judiciales de lunes a viernes rindiendo versiones libres, las condenas pagadas en el marco de justicia y paz, las miles de imputaciones de hechos, el esclarecimiento de por lo menos 150 mil hechos, la entrega de fosas y recibir el perdón de un buen sector de las víctimas. "Cifras vergonzantes, entre otras cosas", agrega.

Reconoce que cometieron hechos atroces contra la sociedad civil, pero sostiene que hay que entender que la verdad es el principio reparador por excelencia. "Sin verdad no hay perdón, sin perdón no hay paz, y sin paz no hay reconciliación. Con la verdad, la mayoría de víctimas considera que por lo menos se les resarce el daño causado. La vida de un ser querido es irreparable y en eso no podemos pensar que haya reparación".

En cuanto a la creación de bandas criminales (bacrim) luego de su desmovilización, explica que los fenómenos de violencia residuales, después de un proceso de paz, estadísticamente ocurren. Compara el proceso de San Salvador, donde el porcentaje de reincidencia después de la primera desmovilización fue de 110%, y la de las Auc, según organismos de inteligencia, fue entre 6 y 7%.

"Desmovilizamos 31 mil 768 hombres y mujeres. Algo similar está pasando con las llamadas disidencias de las Farc. Sigo convencido que quienes están avanzando en el proceso de paz, le están cumpliendo al proceso. Lo otro es ese fenómeno, y lo que se necesita es la presencia del Estado. Mientras no haya una reintegración plena, siempre existirá este riesgo, porque son muchachos que tienen más puntería que cultura, aprendieron primero a disparar un arma que a firmar su nombre en una hoja de papel".



Destacado

"Lo que pasa es que la gente le tiene pavor a la verdad, sobre todo aquellos que han andado en todo el proceso con una máscara": Álvaro Leyva.