lunes

Reunión con el Gobierno Nacional



Bogotá DC, Diciembre 20 de 2010

Reunión con el Gobierno Nacional representado por el Director de Justicia Transicional del Ministerio del Interior y Justicia, Organización de Víctimas, MAPP-OEA, Representantes Dirección General INPEC, Abogados de Postulados y Miembros Representantes pabellón de Justicia y Paz La Picota
.
.
.

jueves

Comunicado del Presidente del Instituto de Altos Estudios Europeos y la Directora de la Red Internacional de Universidades por la Paz



El comunicado recibido por parte de Gustavo Palomares Lerma, Presidente del IAEE y Claudia E. Salcedo Baquero, hace referencia a la  crisis que esta atravesando el Proceso de Paz y la Ley 975 de 2005 y como respaldo a la preocupación expresada en carta publica que los Miembros Representantes recluidos en la Picota le enviamos al Sr. Presidente de la República de Colombia.  Además, el IAEE propone tener en cuenta nuevos Gestores de Paz, que ellos prepararon mediante Diplomado adelantado con los Miembros Representantes recluidos en la Picota e Itagüi.



Informe Completo en archivo pdf

Carta enviada al Sr. Presidente de la Republica de Colombia a raíz de las dificultades por las que atraviesa el Proceso de Paz con las extintas Autodefensas Campesinas de Colombia

COMUNICADO PUBLICO

 

“Damos a conocer a la opinión pública Nacional e Internacional, el texto de la carta enviada al Sr. Presidente de la Republica de Colombia a raíz de las dificultades por las que atraviesa el Proceso de Paz con las extintas Autodefensas Campesinas de Colombia.”



Bogotá, Diciembre 2 de 2010

 

Doctor

JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN

Presidente de la Republica de Colombia

Ciudad.

Excelentísimo Señor Presidente.


Los Miembros Representantes y desmovilizados de las extintas Autodefensas Campesinas Unidas de Colombia recluidos en el pabellón de Justicia y Paz de la Penitenciaria la Picota con sede en Bogotá, al Honorable Señor Presidente presentamos un respetuoso saludo convencidos que su gestión como primer mandatario junto con su excelso equipo de Gobierno, sembrará la bandera de la Reconciliación, la Paz y Reinserción, anhelo común del pueblo Colombiano.


No podemos soslayar el momento crucial por el que atraviesa el proceso de paz, en el que hemos comprometido nuestra palabra juntamente con la institucionalidad, además de todo nuestro empeño y voluntad en sacarlo adelante, compromiso reiterado por su gobierno al que brindamos nuestro apoyo exhortándole a la adopción de una política transicional que del conflicto se llegue a la paz, privilegiando lo político sobre lo jurídico, apoyado en modelos adoptados por otros países que han superado con éxito el conflicto interno.
Cobijados por la rectoría de la ley 975 de 2005, marco creado por el legislador para encaminar a Colombia a la paz, hemos de avizorar como lo han hecho ya muchas instancias públicas, privadas, nacionales e internacionales, en fallos, foros, comentarios y escritos que, en Colombia sin duda alguna se “está frente a un conflicto interno”, escenario que merece una decisión política de fondo, pues la “ley transicional” al ser examinada e interpretada minimizó su aplicabilidad, sumado a la inseguridad jurídica, o limbo jurídico en el que nos encontramos los postulados a esta ley, a la falta de mensaje esperanzador a los actores del conflicto, quienes deseamos sea su Gobierno junto a la decisión Legislativa e Institucional, salvaguarda de la vida dentro de un marco de paz, para la convivencia pacífica de nuestra patria.
A nuestros compañeros desmovilizados por fortuna en libertad inmersos en los programas del Gobierno Nacional, un saludo con abrazo de unidad, los instamos a proseguir el camino de la Paz, pues ello conlleva afrontar situaciones como la que estamos sorteando, pero la “palabra empeñada” no tiene escalón de reversa, más si, el convencimiento que con un nuevo marco político-jurídico se construirá el camino al puerto seguro de la reconciliación y reinserción alcanzándose el fin primordial de la paz.
Recogemos con beneplácito las Palabras del Señor Presidente, la diligencia de su Gobierno en producir un nuevo marco político y jurídico para resguardar a los desmovilizados en libertad, pero grande será si abordamos el proceso de paz buscando desde el contexto histórico del conflicto, abrir la puerta al diálogo Nacional con todos los actores del mismo, donde sin exclusión aportemos bases para un gran acuerdo que haga olvidar la horrible noche de la guerra y traiga la luz de la esperanza, amparados en decisiones democráticas que las sustraigan de retaliaciones externas o interpretaciones subjetivas, acompañados de una justicia restaurativa y por ningún motivo vindicativa.
 
Dando cumplimiento al artículo 22 de la Constitución Política, reclamando el Derecho Fundamental de la Paz y con el deber de alcanzarla, reiteramos nuestro compromiso para ello, tomando este tiempo de vacío normativo para esperar cual debe ser la decisión del poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, para brindar a los Colombianos la aplicación del artículo 2º inciso 2º de la Carta Fundamental al decir que: “Las autoridades de la República están instituidas para proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias y demás derechos y libertades y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares”


Con nuestro más profundo respeto,


EDWAR COBOS TÉLLEZ
MANUEL DE JESUS PIRABAN
RAMON MARIA ISAZA A.
LUIS EDUARDO CIFUENTES
LUIS EDUARDO ZULUAGA
JOSE BALDOMERO LINARES
OLIVERIO ISAZA GOMEZ
WALTER OCHOA GUISAO
JHON FREDY GALLO B.

Miembros Representantes Comité de Presos Políticos de las Autodefensas Desmovilizadas

 
Pabellón de Justicia y Paz Penitenciaria la Picota


 
 

ENTREVISTA A EDWAR COBOS TELLÉZ, ALIAS “DIEGO VECINO”. Comandante del desmovilizado Bloque Montes de María


TRANSCRIPCIÓN

ENTREVISTA A EDWAR COBOS TELLÉZ, ALIAS “DIEGO VECINO”. Comandante del desmovilizado Bloque Montes de María. Actualmente es Vocero de los Desmovilizados y Miembro Representante ante el Gobierno Nacional, voz autorizada del Comité de Presos Políticos de las Autodefensas Desmovilizadas

1. Según su conocimiento, ¿Cual fue el proceso que llevó a la creación e implementación de la ley 975 de 2005 (Ley de Justicia y Paz)?

Respuesta:

Buenos días para todos, señores estudiantes de la facultad de derecho de la gran Colombia. De antemano expresándoles el agradecimiento porque de alguna manera desde la academia en el caso de ustedes particularmente se este preocupado por conocer más a fondo las problemáticas, falencias, pero también las virtudes que tiene la ley 975 de 2005.

La ley 975 es el resultado del proceso de paz. La ley 975 de 2005 nace y surge por parte del gobierno nacional, del entonces presidente doctor Álvaro Uribe Vélez como la iniciativa para darle aplicación a los tres pilares fundamentales de la ley 975 que son la verdad, la justicia y la reparación dentro del contexto internacional, en el entendido de que Colombia es un país parte de los países acogidos al tratado de la Haya, de la corte penal internacional, de la justicia internacional. Esa globalización de la justicia implicó que a partir de ese momento, y a partir del proceso de paz que se inicia en noviembre del 2002 con la primera reunión con el alto comisionado para la paz de entonces, Luis Carlos Restrepo Ramírez, implicara que un proceso de paz en Colombia y en lo sucesivo no tuviera como solución definitiva leyes o aplicaciones constitucionales de perdón y olvido, o de amnistía total. Esa implicación es la que hace que en Colombia sea necesario el que surja una ley que cumpla con esos tres pilares de la verdad, la justicia y la reparación, para darle cierre a un proceso de paz. Por ello la ley 975 de 2005 es el resultado del gran proceso de paz que el gobierno nacional de entonces inició con las Autodefensas Unidas de Colombia, y que dio como resultado la desmovilización y dejación de armas de 31.768 hombres inmersos en el conflicto, de más de 18.000 armas, de silenciar 18.000 armas, fusiles y otras, y de dar el paso más importante en materia de paz y reconciliación en este país, que organización alguna hubiese dado de manera voluntaria. Ese es el marco jurídico, la ley 975, que necesitaba el proceso de paz, el proceso de paz que es eminentemente político, pero, que requería un componente jurídico para dar cumplimiento a los requerimientos y exigencias de la justicia internacional. Por eso en casa de Nariño, distintos sectores políticos del país, representados en el legislativo conciliaron con el gobierno nacional una ley, que fue la ley que salió del palacio de Nariño y fue presentada al congreso de la república, y fue la ley que el legislativo la tramitó y la saco como ley, y la Corte Constitucional en la sentencia C-370 la declaró constitucional en su gran totalidad, teniendo en cuenta que algunos artículos fueron inexequibles.

Ese es en sí el nacimiento de la ley de justicia y paz. El surgimiento de la ley 975 de 2005 es el resultado y la necesidad de darle un marco jurídico al proceso de paz con las Autodefensas Unidas de Colombia. Y permítame finalmente decirle en esta pregunta, modelo que quedará como el parámetro, o como exigencia para futuros procesos. Tenga usted la absoluta seguridad, mis estimados estudiantes que la ley de justicia y paz es el marco jurídico por el cual tendrán que transitar guerrillas comunistas de las FARC y del ELN y no se que otros actores que hoy todavía persisten en la violencia, y en estar alzados en armas.

ESTUDIANTES: tengo conocimiento de que el modelo de esta ley se esta exportando a distintos países del África para futuros procesos de paz

ENTREVISTADO: Sí, este es un modelo único. Nosotros en algún momento en medio de las discusiones respetuosas y las polémicas que ha generado la ley de Justicia y Paz expresábamos que somos conejillos de indias. En Colombia los postulados a la ley de Justicia y Paz de las Autodefensas, porque ahora hay que decirlo, creo que alrededor de 800 o 700, no sé la cifra con exactitud, de postulados de las guerrillas de las FARC que estaban en las cárceles, están igualmente acogidos a la ley, pero nosotros como quienes abanderamos y quienes jalonamos este proceso, de alguna manera nos sentimos conejillos de indias en el sentido de que este es un modelo nuevo, estamos inventando una ley en Colombia, estamos haciendo una ley en Colombia, estamos ejerciendo Derecho nuevo en Colombia, y somos los postulados los destinatarios de esa ley.

Efectivamente la justicia internacional y otras naciones que desafortunadamente tienen las problemáticas de los conflictos internos están copiando el modelo de la ley de justicia y paz, para amoldarlo a las necesidades y a las circunstancias de los conflictos y la resolución de los mismos en esos países.

Es muy compleja la ley, requiere de una transformación urgente, requiere de unos cambios, y de una reglamentación que de una seguridad jurídica a los postulados, pero consideramos que el modelo como tal de Justicia y Paz no solamente va a seguir siendo aplicado en Colombia para futuros procesos, sino que va a ser un modelo pionero como lo esta haciendo en la resolución de los conflictos en las naciones, especialmente las que están acogidas a los países parte o al tratado de justicia internacional de la Haya.

2. Desde su punto de vista, ¿La estructura de la ley 975 de 2005 cumple con los principios de verdad, justicia y reparación?

Respuesta:

La Justicia y Paz, la justicia transicional, que es nueva, y lo decía en la respuesta anterior, requiere de unas modificaciones y de unos cambios, porque aquí estamos inventando Derecho, aquí estamos haciendo algo nuevo, requiere muy seguramente de fortalecer y de cambiar alguna de las circunstancias que hoy todavía no dan claridad no solamente a las víctimas, a la sociedad Colombiana, sino también a quienes somos destinatarios de la misma, pero valga decirlo que en Colombia y en nación alguna jamás se habían visto los resultados que hoy se están viendo en materia de esclarecimiento de hechos a través de la columna vertebral de la ley de Justicia y Paz que es la Verdad. Nosotros creemos que SÍ cumple los parámetros, que requiere de unas modificaciones, pero que en materia de verdad, justicia y de reparación jamás, jamás se había visto un modelo de estos, de hombres que voluntariamente llegamos a las cárceles a tocar las puertas de las cárceles, y a decirles a los directores de las cárceles: “vengo a que a que me encarcele”, porque así ha sido este modelo de justicia. De individuos que renunciamos al principal y elemental Derecho, y al mas de los fundamentales Derechos de la defensa, que tiene sindicado alguno, que es el de renunciar a la no autoincriminación. Cuando usted va dentro de la justicia permanente u ordinaria de cualquier nación, no solo de Colombia, el primer derecho que le leen es ese, usted tiene derecho a no auto incriminarse, a no incriminar hasta tal grado de consanguinidad y afinidad, y esta ley es un modelo totalmente contrario, es el fundamental derecho al que renunciamos, porque esta ley es precisamente lo contrario, es que el postulado confiese de manera voluntaria no solamente su responsabilidad sino también la responsabilidad de quienes él tiene conocimiento, participaron o fueron planificadores o determinadores de todos estos hechos que lamentablemente enlutaron a la nación Colombiana. Yo creo que SÍ cumple con los parámetros, pero, obviamente estamos requiriendo y estamos pidiendo que la ley de Justicia y Paz tengan unas modificaciones que lleven a que se fortalezca.

3. ¿Cual es la cifra de victimas que maneja el paramilitarismo o los paramilitares?

Respuesta:

Mire, en Colombia se han dado muchas cifras de cientos de miles de homicidios. Pero hoy permítame compartir con usted unas cifras, que la misma Fiscalía General de la Nación y la Unidad de Justicia y Paz especialmente ha logrado documentar.

Hoy en Colombia, gracias a la ley de Justicia y Paz, gracias a la voluntad de los postulados a la ley de Justicia y Paz de las extintas Autodefensas, hoy en Colombia hay documentados una cantidad de hechos, miles y cientos de hechos, que jamás la justicia hubiera podido esclarecer. Yo le voy a dar estas cifras, que las tiene la misma Fiscalía, por lo menos hasta mitad de año de este año 2010:

- 1.332 masacres documentadas…1.332 masacres, no homicidios, porque la masacre en el entendido de que una masacre es la muerte de varios individuos, es el homicidio de varios individuos. Cuantas miles de víctimas se están esclareciendo ahí. Si hablamos de masacres como las del Salado, de más de 60 personas, como la del Chengue de más de 30 personas, hechos totalmente lamentables, y que hoy todavía nos preguntamos ¿Qué nos pasó?

- Tenemos 32.682 casos de desaparición forzada documentados en la Fiscalía. 32.682 personas desaparecidas están siendo documentadas en la Fiscalía General de la Nación, unidad de Justicia y Paz.

- 3.557 reclutamientos a menores de edad.

- 166.677 hechos documentados. Cuando yo le digo documentados es que ya están identificadas las personas. Es que la Fiscalía ya tiene los procesos para esclarecer cómo fueron los móviles y las formas, y las circunstancias de esos hechos, pero ya se sabe que cada uno de esos homicidios, de esas masacres, de esas desapariciones forzadas y de esos reclutamientos, fueron cuando se dice documentados en cabeza de Pedro, Juan, María, como quiera que se llamen.

- 69.510 casos de desplazamiento forzado masivo, por comunidades.

- 589 hechos de violencia de género. Violencia a las mujeres.

- 3.017 secuestros.

- 3.278 extorsiones.

- 61 hechos de narcotráfico. Cada hecho de narcotráfico no quiere decir… implica cada hecho de narcotráfico la circunstancia de una situación relacionada con esa actividad…61 casos es que tiene hoy la Fiscalía, pero un caso puede ser la confesión de una persona postulada que conoció unas actividades de narcotráfico y en ellas pueden estar implicadas una o diez o cien personas. Puede estar implicado uno, diez, mil o dos mil o cinco mil kilos de droga. Puede estar implicada una, dos o tres estructuras mafiosas.

- Tenemos en confesión, según la documentación de la Fiscalía 45.115 casos de hechos iniciados para confesión.

- Y hay un total de víctimas relacionadas en hechos referidos para confesión de 62.790. de víctimas ya documentadas y relacionadas

Pero, es que también hay que hablar de otras circunstancias que son las bondades de la ley de Justicia y Paz

- 345 Municipios se ha llevado las transmisiones en directo de las audiencias y versiones de Justicia y Paz.

- Ha habido a Junio de 2010 1.127 transmisiones en directo.

- 2.815 fosas exhumadas. 2.815 sitios. Una fosa es un sitio, pero en ese sitio pueden haber uno o más cuerpos.

- Por eso hoy, o mejor, para junio de 2010 según la Unidad de Justicia y Paz, se tienen documentados 3.407 cadáveres encontrados.

- 613 cuerpos con muestras de ADN. A la espera de resultados de laboratorio.

- 1.145 cuerpos plenamente identificados también con ADN o carta dental. Ya fueron plenamente identificados. De esos 1.041 cuerpos ya fueron entregados a los familiares.

- 104 cuerpos pendientes por su identificación y reconocimiento pleno para su entrega a los familiares

Y esto entre otras cifras, no quiero extenderme más en esta respuesta. Es escabroso, es muy duro, yo no estoy presentando estos resultados como…llamémoslo así como el vanagloriar de un daño tan grande que a sufrido la sociedad, como el lamentable resultado del conflicto interno. Esto es todo el resultado de esa odisea, de esa estela de violencia que se degradó tanto y que causo tanto dolor en las familias Colombianas. Pero estoy presentándolos sí como los resultados de la voluntad de unos postulados y los resultados de una ley. Todo esto de las confesiones voluntarias de los Postulados de las extintas Autodefensas como de las guerrillas comunistas que se sumaron a esta ley. Estos entre otros porque hay muchos más resultados que tiene la Fiscalía documentados.

4. ¿Cuántas de esas victimas no van a ser reparadas? ¿Qué porcentaje?

Respuesta:

Bueno, ese es un tema que es muy difícil, jornadas de atención de víctimas en las estadísticas que maneja la Fiscalía van 102.196 víctimas, ya atendidas, ya con la información necesaria para proceder a su reparación.

El porcentaje de víctimas… yo no podría decirle cuántas víctimas puedan quedar reparadas o alcancen la reparación para tantos centenares de miles de víctimas. A ver, uno quisiera pensar que la reparación va a ser integral, que la reparación va a alcanzar para todas las víctimas, que es lo necesario, que es el derecho de las víctimas y que es el compromiso que tenemos, no solo los victimarios sino también el Estado, como el principal responsable de la violencia que se ha degradado en esta nación. Esta violencia es el resultado del abandono del Estado, de un estado dimitente, de un estado porque no decirlo cobarde, que prefirió abandonar esas otras Colombias como yo llamo a las regiones apartadas que han sufrido y siguen sufriendo en carne propia los horrores de la violencia engendrada en el conflicto Colombiano. Lo ideal sería y lo necesario, es que todas las víctimas sean reparadas, pero las verdaderas víctimas del conflicto, porque aquí tenemos también que decir algo, se ha de alguna manera también proliferado en Colombia una cantidad de personas representadas por abogados que reclaman derechos que no los tienen, que hay mucho colado, y yo se que con estas palabras que a veces hieren tantas susceptibilidades y que algunos medios cuando las he dicho en audiencias públicas las han tomado es para expresar tal vez que DIEGO VECINO desconoce las víctimas, no. Mi respeto a las víctimas, a las verdaderas víctimas del conflicto, pero, aquí también ha habido mucho avivato que están detrás de una remuneración económica y no precisamente las víctimas, sino muchos representantes de ellas, que las han inducido incluso a declararse como víctimas a cambio de unas dádivas o de unos recursos que estos representantes andan reclamando. Eso es importante también, que el país lo sepa y que el país lo logre esclarecer, pero, el derecho, el compromiso y el deber del Estado Colombiano y de quienes fuimos victimarios es que ojalá hasta la última víctima de la violencia y del conflicto en Colombia sea reparada, por lo menos digamos, de manera parcial, en lo económico, porque quienes sufrieron la perdida de sus familiares, jamás habrá como repararles la ausencia de ese ser querido.

5. De que forma lo ha beneficiado y en que casos lo ha perjudicado la ley 975 de 2005

Respuesta:

Yo pienso que los beneficios de la ley 975 son para la sociedad Colombiana y para las víctimas del conflicto principalmente, para las víctimas que han logrado esclarecer que paso con sus familiares, para las víctimas que han logrado recibir por lo menos los restos de sus familiares. Para las víctimas que documentadas y certificadas ante la justicia Colombiana van a recibir y están recibiendo la reparación esos son los grandes beneficios.

De nosotros se han dicho muchas cosas y desafortunadamente ahí tampoco se ha dicho la verdad. A Colombia se le ha presentado la ley de justicia y paz, especialmente a través de algunos medios, y de algunos columnistas que no son precisamente los más amigos de la ley y de la paz en Colombia, como una ley de impunidad. Y entonces dicen: “es que allá los postulados, de 40 años se los cambiaron por 8…grandes homicidios y unos hechos tan horrorosos se los cambiaron por 8 años”. Entonces a la sociedad colombiana que desconoce en gran mayoría el contexto de nuestras leyes, se les dice: “claro, aquí lo que hay es una impunidad terrible… aquí lo que hay es un guardado, una amnistía, cuarenta por ocho”, pero ustedes que son estudiantes de derecho y que a estas alturas de sus carreras conocen en gran parte los beneficios y las bondades de nuestra justicia y de nuestras leyes, saben que una persona condenada a 40 años, si se acoge a la figura de la sentencia anticipada, si confiesa sus delitos, o sus hechos en la etapa de la investigación antes de juicio tiene hasta el 50% de derecho de rebaja de pena, entonces una persona condenada a 40 años fácilmente le puede quedar en 20 años esa condena, 22, 24, porque el juez no consideró que le puede dar el máximo de hasta el 50 sino el 40, pero generalmente no baja del 40, 45 porciento y en muchos casos, en la gran mayoría el 50 cuando en la primera indagatoria la persona confiesa el delito, que es lo que sucede en esta ley. Pero, la ley ordinaria y permanente en nuestros códigos de procedimiento penal y código penal dice que tiene un derecho de hasta la sexta parte por colaboración con la justicia sobre la condena, entones la condena de 40 años quedó en 20, la sexta parte de la condena de 40 años es 6.6 años, casi 7 años, 6, 6.6 años que se le descontarían también a los 20 años, entonces esa persona estaría alrededor de los 14 años, de los 40 años que recibió de condena. Y esa persona va entonces a la cárcel a pagar 40 años porque fue la condena, pero, recibiendo los beneficios de la ley va en 14, 15 o colóquele 16 años, la ley dice que con las tres quintas partes tiene derecho a la libertad condicional, y las tres quintas partes de esos años esta entre 9 y 10 años, 10 años, hablemos de 10 años. Pero en la cárcel existe algo que se llama subrogados penales o en nuestras leyes, que son los beneficios que contemplan el estudio y el trabajo que da hasta quince días por mes, lo que llaman el dos por uno. Entonces en conclusión una persona condenada a 40 años fácilmente a los 7 u 8 años puede estar recuperando su libertad, condicional, claro, por las tres quintas partes. Pero resulta que esa persona que cumple ocho años y puede estar recuperando su libertad dentro de esos subrogados penales, también la ley y los códigos penitenciarios de la ley o las leyes penitenciarias dice que tiene derecho a la resocialización, y parte de esa resocialización es un beneficio que se llama las 72 horas, que inicia con 24 horas al mes, pasa a 48 y termina con 72, que no es nada distinto a que vaya a su casa un día al mes, después dos días y termina con tres días, y esa persona cuando lleva cinco o seis años pasa a condición de mínima, que son los que uno ve en las cárceles haciendo mantenimiento y encargados de todo lo que tienen que ver con la zona exterior de los pabellones, y de alguna manera empiezan a recuperar su libertad, porque salir de estos muros de ferroconcreto, así sea a pasar una escoba, un machete a un jardín es empezar a recuperar la libertad. Ese sueño tan anhelado para quienes la hemos perdido. Y entonces esas personas desde los cinco, seis, siete años empiezan a recuperar su libertad con esos subrogados que llaman de las 72 horas.

Entonces mire como sin decir que la ley de justicia y paz no es bondadosa con quienes hemos infringido la ley, tampoco es lo que se la ha querido presentar a la sociedad colombiana, les cambiaron 40 por 8. Ustedes son abogados y entonces hagan las cuentas. Una persona con 8 años físicos como toca en justicia y paz, sin derechos a subrogados penales, sin derecho a ningún permiso excepcional, de esos que tanto se habla hoy, de esos que van tanto a odontología, pero bueno, yo no voy a entrar en esas polémicas. Entonces 8 años físicos tenga la absoluta seguridad que representan dentro de la justicia permanente u ordinaria una condena muy cercana a los 40 años, entre 35, 36 a 38 años dentro de la justicia permanente cuando obviamente se ha confesado el delito que es la naturaleza de esta ley. Aquí llegamos algunos, mire, mi caso particular yo llegue sin orden de captura, yo llegue sin ningún requerimiento judicial, sin una sola investigación, sin un solo denuncio, ni por perdida de cédula y durante tres meses y medio estuve recluido en el centro de reclusión especial de la Ceja-Antioquia, donde nos llevaron inicialmente, sin ningún requerimiento judicial, el que solo me llegó a través de mis confesiones, eso tampoco lo conoce el país en su contexto y me alegra que hoy ustedes como estudiantes lo estén conociendo y ojalá la academia, y ese alma mater como lo es la prestigiosa Universidad La Gran Colombia, por lo menos en su decanatura o en sus cursos lo puedan conocer a través de este trabajo académico que ustedes están realizando.

ESTUDIANTES: ¿De que forma lo ha perjudicado?

ENTREVISTADO: No, yo pienso de que no se trata de hablar de perjuicios porque sería también demasiado egoísta con la ley, llamémoslo de alguna manera. Yo pienso que nosotros nos preparamos a pesar de que una de las situaciones que más defendíamos era la libertad, cuando nos armamos y cuando optamos por salir a suplir la ausencia del Estado. Era la libertad. Yo fui secuestrado dos veces, fui secuestrado el 24 de Agosto del año 95 por las FARC, por el frente 37 de las FARC; y fui secuestrado nuevamente en el año 98 por el ELN. Yo sé lo que es perder la libertad, no solamente ahora que durante más de 4 años casi 4 años y medio llevo recluido en estos cementerios de ferroconcreto, donde entierran a los hombres vivos, así describió Nelson Mandela a las cárceles, los cementerios de ferroconcreto donde entierran los hombres vivos, donde se entierran los hombres de pie. Yo sé lo que es perder la libertad también a través de ese delito tan inhumano y tan difícil de afrontar como lo es el secuestro. Y déjeme decirle que perder la libertad no es fácil, pero desafortunadamente es nuestro deber en el marco de esta ley, para quienes ofendimos unas leyes y ofendimos una sociedad y hoy debemos también de repararlas colocándonos a disposición de la justicia y sufriendo los rigores de la misma. Eso lo tengo muy claro, yo pienso que más que perjuicios lo que hay es vacíos jurídicos, estamos en un limbo jurídico, estamos en el marco de una ley que tiene muchas bondades pero que necesita también tener mucha seguridad a quienes somos destinatarios, hoy no sabemos si quiera cuanto llevamos de presos en cuanto lo que tiene que ver con la pena alternativa. Hoy no sabemos si somos o no elegibles, a pesar de haber avanzado tanto durante estos 4 años en la confesión de distintos delitos. Hoy no sabemos si la acumulación de los procesos se va a dar o no se va a dar para quienes tenían condenas anteriores a la aplicación de la ley de Justicia y Paz.

En fin, hay muchos vacíos que es urgente que el gobierno nacional, pero que el estado colombiano representado en sus tres poderes se apersonen para que salvemos la ley de justicia y paz, para que salvemos el proceso de paz, pero especialmente para que a través de ese cumplimiento dentro del marco riguroso de la ley y la constitución se abra hoy un gran espacio y un gran camino para que quienes persisten en la violencia, y persisten en las armas, tengan en esta ley, en este marco jurídico la alternativa clara, segura y suficiente para que avancen también en este proceso.

6. ¿De que manera incide en el proceso de reparación de la ley 975 de 2005 los proyectos de ley de tierras y de victimas?

Respuesta:

Yo pienso que de manera directa no tiene incidencia, es decir, es mi interpretación en el sentido de que se pueda decir que la ley de víctimas o la ley de tierras impliquen modificaciones de la ley de Justicia y Paz. Yo lo que más bien diría es que se pudiera haber complementado las falencias de la ley 975 con el proyecto tan bondadoso de la ley de víctimas y la ley de tierras que este nuevo gobierno esta adelantando y lleva tan avanzado en solo dos meses y medio de mandato, se debio haber buscado una conciliación entre estas dos leyes de víctimas y de tierras con la ley de justicia y paz. Conciliación en el sentido de que tengan que ver con la reparación que es pilar fundamental de la ley de Justicia y Paz. De todos modos para nadie es un secreto que la ley de víctimas y la ley de tierras esta encaminada también a buscar una reparación efectiva de las víctimas del conflicto. Mi pregunta es como no están entrelazadas, ¿Qué va a pasar con una víctima que reciba la reparación dentro de la ley de víctimas, que recibieron la restitución de tierras en la ley de tierras y si después puede entonces dentro del marco Justicia y Paz reclamar reparación, o viceversa?

7. Se esta cumpliendo realmente con la reparación de las victimas.

Respuesta:

Falta, eso hay que decirlo. Ni los bienes entregados por quienes fuimos los extintos jefes de las Autodefensas, ni los bienes entregados por las diferentes facciones o bloques de las Autodefensas, va a alcanzar para la reparación total de tantas víctimas, pero tampoco hay hoy claridad. Yo creo que el fallo que está próximo a salir de la honorable Corte Suprema de Justicia referente a los hechos lamentables del episodio de la masacre de Mampujan, del que somos destinatarios el señor Bánquez (Alias Juancho Dique) y yo (Diego Vecino) va a ser muy importante porque va a dejar muchas claridades respecto a la reparación. Ese es el principal argumento de la apelación de los abogados de víctimas, de la misma Procuraduría General de la Nación, el que la reparación no satisfizo las necesidades y las peticiones de los abogados de víctimas. Entonces en ese sentido habrá que esperar que el fallo de la honorable corte dé algunas luces con respecto a la reparación. Es obvio que no hay la satisfacción total por parte de las víctimas en la reparación porque ella no se ha llevado a cabo, creo que esta pregunta tiene que ver con una anterior en la que la gran necesidad y el gran compromiso del Estado Colombiano es que todas las víctimas, hasta la última de ellas, puedan recibir su reparación material y ojala, también, la reparación moral o simbólica que es la que les brinda la no re victimización a quienes han perdido sus familiares.

8. ¿Cree usted que esta ley es insuficiente? ¿Que le hace falta?

Respuesta:

Yo creo que son muchos los elementos o los artículos que hay que modificar. Yo me voy a referir a algunos. Yo pienso que mas que le haga falta a una ley de 72 artículos, que hace de ella una ley muy completa y obviamente muy compleja, es como hacer para que cada uno de ellos sea efectivo y garantista de los derechos de las victimas y los postulados. Pero, Yo creo que aquí hay un compromiso del gobierno anterior, que es un compromiso de estado con el proceso de paz y con los postulados destinatarios de la ley. La ley de justicia y paz hoy en su artículo 72 dice que los delitos solo contempla hasta el 25 de julio del 2005, tema supremamente complejo, entendiéndose que mas del 60 porciento de la organización de Autodefensas se desmovilizó a finales del 2005 y en los primeros meses del 2006, luego ellos no tienen hoy un marco jurídico para esos delitos y esos comportamientos que fueron ocurridos después del 25 de julio. Hoy se invitan a los grupos guerrilleros o a las guerrillas comunistas todavía que persisten en armas y no se si a otros grupos alzados en armas, a que se integren a la sociedad colombiana, y a que se acojan a la justicia colombiana a través del marco de la ley 975 de 2005. Mi pregunta es ¿cual marco? cual marco si la ley solo contempla los delitos hasta el 25 de julio de 2005 y hoy, noviembre del 2010 estamos invitando otros grupos para acogernos a un proceso, ¿Qué va a pasar con los delitos desde el 25 de julio de 2005 hasta la fecha? Cinco años. Entonces, el artículo 72 que le da vigencia a la ley es importante que sea modificado, es urgente que sea modificado para que quede como debe ser y como inicialmente lo contemplaba la ley, que la aplicación de la ley 975 es hasta la desmovilización del individuo o del grupo organizado al margen de la ley, hasta la fecha de la desmovilización.

Hoy, y usted recuerda que hace uno o dos días un prestigioso medio de comunicación escrita sacaba en primera página el titular de que 17.000 mil desmovilizados de las Autodefensas irían a las cárceles, y ese es el resultado de haber hundido el artículo 71, el artículo que habla de la tipificación del concierto como sedición, para que ese delito quedara dentro de los delitos que contempla el delito político, y en un afán que Yo lo tengo que decir con mucho respeto de la justicia colombiana en ese enfrentamiento que tenía con el gobierno anterior, nos parece que de alguna manera no consiente con el proceso de paz, después de que la Corte Constitucional a través de la sentencia C-370 declaró inexequible el artículo 71 por vicios de forma y no de fondo, pero que también, por lo menos, dejo abierta el principio de la favorabilidad, yo no sé si cabe la palabra o el de la retroactividad, el que por lo menos hasta ese 25 de julio ese delito quedara contemplado, después en una de sus tantas jurisprudencias la Honorable Corte Suprema de Justicia descabezó totalmente ese articulo cuando dijo que el concierto para delinquir no solo No se podía tipificar como sedición , sino que era un delito agravado, un delito de lesa humanidad. Esto tiene unas implicaciones políticas, que soslayaron las fronteras de lo meramente jurídico y lo constitucional, en esa confrontación del ejecutivo con la rama judicial, donde quedaron de por medio lo que hoy el país conoce como la parapolítica, en ese afán la Honorable Corte en su sana sabiduría pero como órgano de cierre enterró totalmente las posibilidades que se le diera solución jurídica a mas de 17.000 desmovilizados que hoy están afuera y que desafortunadamente ante esta incertidumbre y hechos como en días pasados en los anuncios de los medios de que van a ser capturados, muchos de ellos que aprendieron una sola arte, que fue el arte de portar un arma, hombres con más puntería que cultura, hombres que aprendieron primero a disparar un arma antes que implantar su nombre en una hoja de papel, no vean otra alternativa distinta sino irse a la clandestinidad y la clandestinidad no es nada mas que irse de combustible de esas bandas de emergentes.

Creo que si en Colombia se había hablado de un porcentaje importante de desmovilizados que volvieron a reciclarse en la violencia a través de esas bandas emergentes, a través de esa crisis que hoy se está viviendo, y de esos anuncios que los medios hacen de que van a ser capturados, creo que esos porcentajes desafortunadamente van a aumentarse de manera acelerada y de manera indiscriminada en el sentido de que esos muchachos ante estos vacíos, ante esta inseguridad jurídica no van a tener otra alternativa hoy, sino la de buscar nuevamente la clandestinidad y la ilegalidad para protegerse de no caer en unas cárceles cuando hoy todavía no hay un panorama que les de claridad. Ese es otro de los artículos importantes, pero, también está, no recuerdo muy bien el número, que es el de la acumulación de los procesos, hoy todavía no hay claridad para quienes recibieron condenas anteriores a la aplicación de la ley de justicia y paz. Y entonces, hombres que militaron en esa organización durante más de 25, 27 años de su existencia, y que fruto de esa militancia cayeron presos, detenidos por la fuerza pública, procesados por la justicia, hoy todavía no tienen claridad de si esos delitos y esos procesos, están dentro de la acumulación dentro de la acumulación de los procesos dentro del marco de la ley de justicia y paz, y peor aún hoy hay hombres con 12, 10, 8 y mas años detenidos por su participación con ocasión y con pertenencia a la extinta organización de Autodefensas y todavía no saben si ese tiempo les va a ser útil o se les va a reconocer como debe ser para la pena alternativa y entonces a una persona que hoy lleva 10 años detenida y que recibió una condena de 40 años, y que sabe que está a 2 o 3 años de recuperar su libertad, que renunció a esos subrogados penales de los que hablábamos con anterioridad y hoy el postulado dentro de un pabellón de justicia y paz no sabe si va a empezar apenas a pagar 8 años mas. Por eso, si no se hace claridad urgente en el marco de lo que necesita la reforma de la ley de justicia y paz, va a ver una desbandada. Hoy el país conoce de las parálisis de las diligencias judiciales de algunos pabellones de justicia y paz, el de Itagüi, donde hay unos exjefes, grandes exjefes de las Autodefensas y miembros representantes, de algunos otros pabellones como el de Barranquilla, Bucaramanga, Cucuta y no se si Montería, en fin, es urgente que el estado Colombiano y el gobierno nacional tome cartas en el asunto y salvemos la ley de justicia y paz, porque con ella salvamos el proceso de paz. La desbandada puede ser mayor. Los vacíos y los limbos jurídicos que atentan contra los derechos de procesado alguno, son importantes y urgentes empezar a tratarlos y buscarles solución efectiva, después de más de cinco años de estar transitando en esta ley

9. ¿Cual fue la incidencia política de las autodefensas en la creación de la ley 975 de 2005? ¿Se puede considerar la ley como producto de unos congresistas “parapolíticos”?

Respuesta:

Yo le diría que si hubiera sido producto de los congresistas parapolíticos, nadie más distinto a ellos se tienen que estar lamentando y dándose latigazos, autoflagelándose. Yo creo que fue más bien la despreocupación de muchos sectores políticos en este país, el adormecimiento de muchos sectores dirigenciales de este país el que ha dado como resultado el que hoy estemos viendo las circunstancias tan penosas y tan difíciles por las que están atravesando. Esa es otra gran mentira, o esa es otra gran verdad que el país no conoce. Aquí se ha hablado que la ley 975 hace un rato cuando le hacía yo el paralelo entre quien es procesado por la justicia ordinaria, es condenado a 40 años, se acoge a las figuras de la sentencia anticipada antes de la etapa de juicio y recibe beneficios hasta del 50%, en fin, no le voy a repetir algo que ya dije, esa es otra gran verdad que el país no conoce; porque la ley de justicia y paz la han presentado como la gran panacea, e incluso también, como una ley de impunidad y mire que cuando le hacía el paralelo, nos estamos dando cuenta de una realidad distinta. Bueno, esta es otra realidad que también se debe conocer. Es que la ley de justicia y paz la conciliaron allá en Ralito, y tomando tinto o whisky o no se qué otra cosa, la conciliaron con el comisionado de paz. Y yo voy a ser directo aquí: SI la ley la hubiéramos conciliado, si la ley la hubiéramos conocido, si nosotros hubiéramos trabajado en la ley, tenga la seguridad que el primer punto hubiera sido el de la extradición.

El comisionado de paz se perdió dos o tres meses de Santafé de Ralito, nos preguntábamos ¿Qué pasa?, acudíamos a la oficina del gobierno en Santafé de Ralito y nos decían: No, están trabajando en la ley. Nosotros no conocimos la ley sino hasta que salió el texto de la conciliación del Palacio de Nariño. El comisionado llego después de tres meses a Santafé de Ralito con un libro debajo del brazo, entre otras cosas, leyó algunos apartes y no nos dejo siquiera copia para estudiarla; y dijo: Esta es la ley que conciliaron más de 23, 25 sectores politicos, en el palacio de Nariño o representantes de distintos sectores, y va a ser presentada al congreso de la república, y efectivamente, con bombos y platillos se presentó al congreso de la república. Mire como se han cambiado las reglas de juego: pero antes de esa ley, en cabeza del entonces ministro del interior y de la justica, el doctor Fernando Londoño Hoyos, se había hecho el borrador de una ley, que salieron a descabezarlo, y tal vez ese fue uno de los motivos por los cuales él salió del ministerio. Porque esa sí era una ley distinta, y entonces dijeron: allá Fernando Londoño les hizo una ley a sus amigos de perdón y olvido, eso lo que hay es una amnistía total. Entonces el gobierno optó por decir: conciliemos entonces, y ese texto del doctor Fernando Londoño Hoyos y después de que lo descabezaron, no se tuvo en cuenta para nada. Y hubo una conciliación en palacio y esa fue la que el comisionado muy brevemente, en dos o tres horas, nos dio a conocer. Pero no nos dejó copia, después conocimos ya la presentación de la ley en el congreso, y entonces cuando se habla y se me ha preguntado en muchas oportunidades: Es que Mancuso dijo que era el 30%, y Vicente por allá en una entrevista dice que no es el 30%, que por ahí pasó (haciendo referencia a los parapolíticos). Yo me pregunto: ¿Dónde estaban esos congresistas? Para que entonces esta ley no hubieran tenido los compromisos y las exigencias que hoy tiene, y que muy seguramente hoy a través de ellos mismos, muchos de esos congresistas están pasando una necesidad, una penosa situación similar a la que estamos pasando nosotros hoy detenidos. No, los grandes ponentes y los grandes debates de la ley de justicia y paz los hicieron los Petro, los Borja, los Piedad Córdoba, los Robledo, Iván Cepeda desde afuera con su organización de víctimas, el señor Pardo, el señor Luis Fernando Velazco, Gina Parodi, que fungían algunos de ellos, como el señor Velazco, como el señor Pardo, como la señora Parodi, amigos del gobierno, amigos de la ley y fueron los grandes críticos y grandes modificadores de esta ley. Curiosamente el mismo señor Luis Fernando Velazco que después pasó por las barandas de la Honorable Corte Suprema de Justicia, cuando algunos comandantes expresaron que le habían dado algunos viáticos para ir a Europa, y en dólares, bueno, la justicia en su sana sabiduría sabe tomar sus decisiones, el señor fue declarado inocente. Esos grandes debates que se daban a la ley, los mismos que se desgarraban las vestiduras diciendo que esta era una ley de yo con yo, los mismos dirigentes que después de la filtración de una grabación de una reunión donde se tocó el tema de la extradición y llamó la atención porque el comisionado en tono aireado, además de su tono manoteó la mesa, y al manotear la mesa tumbó un pocillo, y entonces abrió en el país un debate que allá lo que había habido era una muñequera entre Mancuso y el comisionado, y que estaba negociando la extradición. Fueron entonces ellos los que en esos debates del congreso se rasgaron las vestiduras para endurecer la ley, para cambiarnos las reglas de juego, pero que curioso, que hoy los grandes defensores de los comandantes extraditados son esas mismas personas.

Yo no sé que clase de sentimientos pasan a través de las personas, en el caso particular déjeme decirle que todavía estoy tratando de descifrarlos, cuando veo al señor Iván Cepeda, a la señora Piedad Córdoba paseando las cárceles de Estados Unidos, Defendiendo la No extradición, muy bueno, principio nacionalista, esto es un problema de los colombianos que tenemos que resolverlo los colombianos. Pero mire como es de cambiante nuestra política, y mire como es de cambiante nuestras circunstancias y las posiciones de nuestros dirigentes. Yo quiero expresarle que la ley de justicia y paz no fue la conciliación con esta organización, fue la conciliación de unos sectores en palacio de Nariño, nosotros no participamos de la construcción de esta ley, y cuando la ley llegó al congreso, los que se decían ser los congresistas aliados o amigos de las autodefensas brillaron por su ausencia, los grandes debates los dieron los contradictores de la ley de ese entonces, que hoy son los grandes defensores de las falencias, debilidades y vacíos que esa ley dejó, fruto de los mismos debates que ellos mismos provocaban porque la ley había que endurecerla. Esa es nuestra Colombia, la que amamos tanto, por la que algunos luchamos y entregamos incluso las vidas de muchos seres humanos, porque aquí si hubo víctimas, claro, y las estamos reconociendo y a ellas nuestro perdón, pero nosotros también perdimos miles de hombres en este conflicto.

Esa ley, que es una ley de la república, que sale del ejecutivo, la tramita el legislativo y la refrenda la Corte Constitucional y las modificaciones que la honorable Corte Suprema de Justicia le haya hecho. Nosotros no hemos participado, somos destinatarios de un invento nuevo, con nosotros se está ejerciendo derecho nuevo, como le decía al inicio: somos conejillos de indias de una ley en la que nunca tuvimos ninguna participación, vinimos a conocerla cuando a través de los mecanismos públicos, se hizo ley de la república.

ESTUDIANTES: ¿Se sienten traicionados?

ENTREVISTADO: Claro que si. Nos sentimos engañados. Me duele con sentimiento de patria y de ciudadano que hoy está enmendando sus errores, cuando al país no se le dice la verdad. Cuando peor aún, en la honorable Corte en uno de sus juicios que lleva por la parapolítica veíamos declarando en días pasados al señor ex alto comisionado para la paz Luis Carlos Restrepo Ramírez, y entonces les decía a los Honorables magistrados que él negoció con una manada de mitómanos, que los exjefes de las autodefensas que estuvimos en la negociación somos unos mitómanos, y que por eso no había que darles credibilidad. Mire las grandes contradicciones. La historia de este país va a determinar quienes son los verdaderos mitómanos, y quienes nos comprometimos con la verdad. Eso se lo hubiera dicho al país allá, hace 8 años atrás, que contradicción tan grande venirle a decir hoy al país, cuando fue el principal defensor del proceso de paz, que había negociado con unos mitómanos y que no había que creerles, los mismos que invitó a confesar la verdad, porque no le dijo al país en ese momento, porque elaboraron una ley que exige como uno de sus pilares fundamentales la verdad, si se está hablando con unos mitómanos, porque defender un proceso si se hizo con unos mentirosos; yo creo que son expresiones supremamente irresponsables por parte de quien fue el director de este proceso el que debiera hoy desde cualquier rincón del mundo dónde muy seguramente, o se conoció a través de los medios, está dando cátedra, seguir siendo el principal defensor del proceso, de un proceso que hicimos en base a la confianza de un gobierno, y de él como alto comisionado que representó al gobierno. Claro que SI nos sentimos traicionados, y nos sentimos engañados, porque confiamos en la palabra de un gobierno, porque se nos decía que el gobierno no mentía, que el gobierno cumplía, porque se hablaron de unos temas fundamentales para que este proceso tuviera en la etapa más importante, que es la etapa de la reinserción un éxito total y este ha sido el gran fracaso de este proceso. Este proceso no puede seguir con los resultados que el presidente anterior presentaba, tengo 15 o 20 jefes en Estados Unidos, tengo los otros aquí presos en Colombia, dos mil detenidos y los 30.000 que están en la calle?. El éxito de los procesos de paz es la reinserción del individuo, sacar al individuo de las montañas y de las trincheras de la guerra para llevarlos al seno de la sociedad. Esa es la conclusión y la parte final de un proceso, mostrémosle a Colombia en materia de reinserción cuales son los resultados de este proceso. Este proceso no pudo haber sido solo contar fusiles, y extraditar y desterrar a quienes lideraron a una organización que de manera voluntaria y en los mejores momentos de la guerra, una organización triunfante, avanzaron en la dejación de las armas, en someterse y acogerse a un marco jurídico que exigía la globalización de la justicia.

ESTUDIANTES: ¿La extradición de tantos jefes paramilitares cree que no ha ayudado con la reparación de las víctimas?

ENTREVISTADO: Yo creo que el país está viendo las dificultades de los exjefes extraditados. Yo creo que el país esta ya hastiado de mirar como por un lado la justicia no ha podido operar y han precluido o han tenido que cerrar procesos por límites de tiempo, debido a la dificultad de las declaraciones. Nosotros no hemos desconocido y cuando digo nosotros no hablo de los extraditados solamente sino de los que también sobre nuestra cabeza pesa una orden de extradición o un pedido de la justicia norteamericana, que dentro del marco de la guerra y del conflicto colombiano acudimos a un eslabón de la economía del narcotráfico como fue el cobro de impuestos en zonas cocaleras, en zonas de puertos o de salidas de las drogas, algunos exjefes han reconocido incluso su participación ya mas directa en la actividad del narcotráfico, pero ella tenía un fin y era el fin de la economía de un conflicto, que lo vivimos los colombianos y que lo sufrimos los colombianos. Creo que los mismos mecanismos que hoy, o mejor, ayer defendían los gobiernos de Colombia y de los Estados Unidos para la cooperación para la justicia se hubieran podido implementar desde aquí para cooperarle a la justicia norteamericana para que esclarezca esos hechos, pero dándole prioridad a unos hechos dentro de la justicia internacional y situaciones que fueron violatoria del derecho internacional humanitario, lo dijo la misma honorable Corte, “palidecen los delitos del narcotráfico al lado de los delitos atentatorios al DIH” que en Colombia desafortunadamente se vivieron y se siguen viviendo fruto del conflicto y de la violencia que se ha engendrado en este país. Creemos que la extradición SI ha sido un obstáculo, considero que la extradición es una dificultad, y es un escollo que debemos enfrentar de manera directa también el estado Colombiano y los Colombianos para que nosotros podamos sanar tantas heridas, sin desconocer que quienes estamos requeridos podamos a través de estos mecanismos de cooperación contribuirle a la justicia norteamericana para el esclarecimiento de la responsabilidad que hayamos podido tener dentro de los eslabones de la cadena del narcotráfico y también cumplir con los modelos de justicia internacional.

10. ¿que va a pasar con ustedes después de cumplir la condena? ¿Cuales son sus planes a futuro?

Respuesta:

Bueno, yo creo que esa es una pregunta que muy seguramente tiene 31.768 respuestas, aduciendo lo que puede estar pensando cada uno de los desmovilizados de este proceso de paz. Yo creo que indudablemente algunos desmovilizados, postulados, y hablo en mi caso en particular, tenemos un compromiso con el país, y en mi caso, además de estar cerca de mi familia de tratar de…bueno, el tiempo perdido no se recupera en la vida, pero, tratar de disfrutar al máximo, no solamente de las mieles de la libertad que tanto defendimos, sino de nuestras familias y de quienes tenemos los seres queridos que ha sido la única compañía que hemos tenido en esta larga travesía, en estos cementerios de ferroconcreto, creo que algunos, en mi caso particular tenemos un compromiso con el país, yo quiero de alguna manera seguir resarciendo el daño que hubiera podido causar. Yo aspiro a ser útil para la paz y la reconciliación, desde los escenarios académicos, desde los escenarios que la vida y la sociedad colombiana dentro del marco de la ley y la constitución me permita aportarle al país. Quiero seguir siendo una herramienta útil para la paz y la reconciliación hasta el último de los días de existencia o que la vida nos permita como una manera de retribuir un daño causado, esa es una reparación que va a ser interminable, y creo la historia para que no se repita hay que recordarla, hay que explicarla y para quienes hemos vivido, para quienes hemos sido parte de esta lamentable historia de violencia tenemos un compromiso con el país, con la sociedad colombiana y especialmente con las nuevas generaciones de llevar esta voz. Yo particularmente creo que la tarea apenas comienza. Y este ejercicio que estamos realizando hoy, aquí con ustedes en el cierre de su exitosa carrera, muy seguramente pueda ser útil allá, en los recintos de las aulas.


11. ¿Fueron determinantes las autodefensas en la elección de Álvaro Uribe Vélez a la presidencia?

Respuesta:

Esa pregunta pareciera que no hiciera parte de su tesis…(risas)…yo le respondo llamándolos a una reflexión, a un análisis: analicen al país, quienes están hoy siendo procesados y fueron ya procesados por lo que se ha denominado la parapolítica, y mire de que sectores venían, y después de mirar de que sectores venían, a quien apoyaron esos sectores y saque sus propias conclusiones.

Yo les agradezco mucho por su tiempo y les deseo muchos éxitos en su trabajo académico y en su futuro desarrollo profesional, pues ustedes representan el futuro de nuestra amada nación.

Muchas gracias.
























viernes

Carta del Comité de Presos Políticos de las Autodefensas Desmovilizadas al Comité de Seguimiento a la Ley de Justicia y Paz

Bogotá DC. Septiembre 16 de 2009

Señores


COMITÉ INTERINSTITUCIONAL DE SEGUIMIENTO A LA LEY DE JUSTICIA Y PAZ

Ministerio del Interior y la Justicia

Oficina del Alto Comisionado para la Paz

Procuraduría General de la Nación

Unidad Nacional de Fiscalías para la Justicia y la Paz

Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario. INPEC



Respetados Señores.


El Comité de Presos Políticos de las Autodefensas desmovilizadas, en nombre y representación de todos los Internos Postulados a la Ley 975 de 2005, recluidos en los diferentes pabellones creados para el procedimiento especial de Justicia Transicional, hacemos un llamado URGENTE para efectuar una reunión en el Establecimiento penitenciario y carcelario La Picota, con los Miembros del Comité de Presos Políticos, con el fin de tratar el cambio de procedimiento en la requisa que normalmente efectúan los grupos especiales de remisión, quienes por más de 4 años lo han venido realizando sin que hasta el momento se haya presentado anomalía alguna que amerite el cambio de la requisa regular por la llamada nivel 3, en donde el Postulado es desvestido en su totalidad, quedando solo en ropa interior, situación que atenta no solo contra nuestra dignidad sino la de cualquier ser humano, así se hallare privado de la libertad, como lo manifiesta la Honorable Corte Constitucional en varias de sus sentencias.

Esta determinación, aunada a una serie de decisiones que han venido modificando sistemáticamente el reglamento que inicialmente se acordó con el Gobierno Nacional para dar inicio al componente judicial dentro del marco del Proceso de Paz, Proceso que tiene como principal objetivo el fin primordial de lograr la Paz y la Reconciliación entre los Colombianos, tal como reza en la Constitución Nacional.
Por ello consideramos que determinaciones como esta se muestran totalmente contrarias a este fin, minan la moral de los Postulados que, como lo pueden corroborar las Instituciones que conforman el Comité Interinstitucional, vienen cumpliendo lo acordado al momento de su desmovilización voluntaria, con la VERDAD como principio reparador por excelencia y que es reconocido por otras instancias que ven en esta verdad el soporte del proceso y nuestro compromiso irrenunciable a la NO REPETICIÓN.


COMITÉ DE PRESOS POLITICOS DE LAS AUTODEFENSAS DESMOVILIZADAS

TEXTO de la CARTA enviada AL SECRETARIO GENERAL DE LA OEA, DR. JOSÉ MIGUEL INSULZA POR EL COMITÉ DE PRESOS POLÍTICOS DE LAS AUTODEFENSAS DESMOVILIZADAS

Penitenciaria la Picota de Bogotá, Agosto 25 de 2010





Doctor
JOSÉ MIGUEL INSULZA
Secretario General de la OEA
ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS


De nuestra mayor estima:

Nos congratulamos por su presencia en Colombia y encontramos propicia la ocasión para agradecer públicamente en su persona el valioso aporte que la Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP-OEA) con las Autodefensas Campesinas ha venido brindando, desde enero de 2004, al tránsito de la guerra a la civilidad que más de 30.000 ex combatientes de las autodefensas estamos protagonizando en pos de afirmar los caminos de la Paz y la Reconciliación Nacional.

Nos dirigimos a Usted en nombre de todos los desmovilizados de las Autodefensas Campesinas y especialmente de quienes estamos recluidos avanzando en el marco de la Ley de Justicia y Paz, tanto aquí en Colombia como en los EEUU, manifestándole que nuestra voluntad inquebrantable sigue siendo la de continuar avanzando en el Proceso de Paz y respondiendo rigurosamente los requerimientos de la Ley.

Valoramos positivamente y compartimos con la MAPP-OEA las preocupaciones que revelan sus sucesivos Informes acerca de los inconvenientes y riesgos que se han derivado de tan arduo intento pacificador como el que el Gobierno Nacional y las Autodefensas Campesinas han asumido desde 2002 en las diferentes fases de Exploración, Negociación, Desmovilización, Reinserción y presentación ante los Tribunales de Justicia y Paz.

Punto sensible de extrema importancia es el asunto del sometimiento a la Ley 975, de Justicia y Paz, pionera en materia de Justicia Transicional y Restaurativa, que ha evidenciado durante su aplicación que exige ser perfeccionada, modificada en su articulado y simplificada en sus procedimientos , así como disponer de una mayor dotación de recursos humanos, económicos y logísticos, para convertirse en el instrumento legal que responda con celeridad y garantías del debido proceso, a quienes estamos en el país o fueron extraditados por causa de nuestra participación en el conflicto armado interno en situaciones tan intrincadas y vastas, inéditas en la historia de la Justicia en nuestro país. Esta adecuación de la Ley a la materia juzgada se requiere con carácter de urgencia para que no se esterilice en un laberinto sin fin, que vuelva imposible su cumplimiento.

Las características irregulares del conflicto armado, con sus variables múltiples y entrelazadas y sus conexiones sociales, políticas y económicas, nacionales e internacionales, tan complejas de desentrañar conspiran contra la eficacia del instrumento legal, y amenazan seriamente el conocimiento de la Verdad, la Reparación de las víctimas, la aplicación de la Justicia dentro de los tiempos previstos, y con ello la seguridad jurídica de todos los involucrados se vuelve inexistente. A grandes males, grandes remedios, y si habrá que llegar a cambios en la Constitución, incluso una Constituyente, Colombia deberá afrontar la misión de hacer posible la Paz no solo con quienes ya nos hemos desmovilizado sino con todos aquellos que permanecen alzados en armas y están dispuestos a seguir nuestro camino de regreso a la civilidad.

Si somos firmes en dar a conocer los obstáculos que se atraviesan en el camino de quienes hemos decidido y protagonizado nuestra desmovilización para sumarnos desde la civilidad a una democracia más inclusiva, más justa y representativa, es porque somos conscientes que detrás nuestro hay miles de colombianos queriendo salir de las fauces de la guerra pero han perdido la confianza en la palabra de los gobiernos pasados, desconfían de las instituciones y recelan de las garantías que el Estado les ofrece.

Por lo anterior, nos sentimos en la obligación moral de insistir ante quien corresponda, y lo hacemos hoy ante la OEA, ante Usted, en su carácter de Secretario General, sobre aquello que principalmente se interpone entre nuestra voluntad inquebrantable de cumplirle a Colombia y la necesidad de ambientar en nuestro País un clima social y político que haga posible un Gran Acuerdo Nacional de Paz con todos los alzados en armas y entre todos los Colombianos.

Urge la validación histórica que dé cumplimiento a los acuerdos pactados entre el Gobierno Nacional y las Autodefensas Campesinas, de los cuales la MAPP-OEA es testigo y garante de primera mano, así como la necesidad impostergable de reformar la Ley 975, de Justicia y Paz, para que ofrezca seguridad jurídica a los postulados, garantías de satisfacción y Reparación a las víctimas, y conocimiento de la Verdad a Colombia y el mundo.

Quedamos a su entera disposición y cuenta la MAPP-OEA con nuestro testimonio permanente y solidaridad con su labor.


Con todo nuestro respeto y consideración,





COMITÉ DE PRESOS POLÍTICOS DE LAS AUTODEFENSAS DESMOVILIZADAS, PABELLÓN DE JUSTICIA Y PAZ PENITENCIARÍA LA PICOTA DE BOGOTÁ

domingo

Comunicado a la Opinión Pública de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación -CNRR-



COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA


La Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR) condena y rechaza la fuga el establecimiento penitenciario de la Picota, de los desmovilizados de las AUC, Dumar de Jesús Guerrero, alias Carecuchillo y Rahomir Rodríguez Trujillo, alias Tribilín. La CNRR considera que hechos como éste lesionan los escenarios de verdad, justicia, reparación y reconciliación, y por tanto, son un fuerte obstáculo para la garantía de los derechos de las víctimas. En consecuencia, la CNRR solicita la exclusión inmediata de éstos postulados del proceso de justicia y paz.

Al mismo tiempo, reconocen la participación activa de más de 70 postulados del pabellón de justicia y paz del establecimiento penitenciario de la Picota, en el proyecto de sensibilización en reconciliación y derechos de las víctimas, promovido por la CNRR, la MAPP-OEA y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario-INPEC.

LA CNRR espera que éste lamentable hecho no afecte el desarrollo del mencionado proyecto, que desde el 2008 ha conseguido reafirmar el compromiso de los postulados con la justicia, la reconstrucción de la verdad y ha facilitado escenarios de reparación a las víctimas.

Finalmente, la CNRR se solidariza con las víctimas de los hechos perpetrados por estos postulados y solicita que se adelanten las investigaciones respectivas y se tomen las medidas pertinentes.

Comunicado al Comité Interinstitucional de Seguimiento a la Ley de Justicia y Paz

Penitenciaría Central la Picota de Bogotá, Marzo 2 de 2010

Señores:

COMITÉ INTERINSTITUCIONAL DE SEGUIMIENTO A LA LEY DE JUSTICIA Y PAZ

Ministerio del Interior y la Justicia
Procuraduría General de la Nación
Alto Comisionado para la Paz
Unidad Nacional de Fiscalías para la Justicia y la Paz
Dirección General del INPEC



Respetuoso saludo.


El Comité de Presos Políticos de las Autodefensas Desmovilizadas recluidos en el Pabellón de Justicia y Paz de esta penitenciaria, nos dirigimos a los distinguidos Señores para darles a conocer algunas apreciaciones con respecto al desarrollo del Pabellón antes mencionado.



SITUACIÓN DEL PABELLÓN DE JUSTICIA Y PAZ (ERE 3) DE LA PICOTA BOGOTÁ

En este Pabellón están recluidos desde su creación 9 Miembros Representantes de diferentes bloques de las extintas Autodefensas, quienes junto con algunos de sus antiguos militantes han permanecido recluidos por más de 3 años, sin que se hubiera presentado ninguna anomalía.

Gracias a la voluntad y disposición de los líderes y su personal desmovilizado, se desarrollo el Proyecto Productivo Agrícola denominado, Granja Agrícola “El Oasis”, donde se desarrollan varias actividades tales como: cría de marranos, cría de conejos, gallinas ponedoras, cría de codornices, huertas de pan coger; (Cebolla, Lechuga, Maíz, Alverja, Cebollín, Papa pastusa y criolla y aromáticas entre otras), igualmente se cuidan en potrero algunas vacas de ordeño, también hay ocupación en un taller de carpintería y algunas actividades de Bisutería.

Se han podido adelantar estudios de primaria, bachillerato, algunos cursos con el Sena y los Miembros Representantes adelantaron el Diplomado “Gestor de Paz, Desarrollo Sostenible y Cooperación Internacional” con el Instituto de Altos Estudios Europeos IAEE, culminado recientemente, en la actualidad se adelanta otro Diplomado con el mismo Instituto Europeo de “Nociones Jurídicas”, así mismo se desarrolla el Diplomado “Gestión Empresarial” con la Fundación IDEAS y aproximadamente 15 internos estudian con la Universidad Nacional de Estudios a Distancia UNAD, carreras universitarias y tecnológicas.

Todos estos programas se han podido desarrollar, sumado a la Convivencia, Disciplina y Orden de los Internos del Pabellón, gracias al liderazgo de los 9 Miembros Representantes y especialmente a, que quienes están ahí recluidos con ellos es gente que está comprometida con el Proceso y presentados voluntariamente gracias a la gestión de sus antiguos líderes.

Igualmente se adelanto el Taller de Resocialización y Sensibilización en favor de las víctimas, dentro de la 1ª. Fase del convenio CNRR - INPEC con el acompañamiento de la MAPP-OEA, dando inicio el pasado mes de Enero a la 2ª. Fase del convenio y sus talleres.

En el Pabellón de Justicia y Paz (ERE 3) hay 62 celdas de 2 X 2 mts., lo que hace muy difícil la convivencia de dos personas en ellas por lo estrechas, mientras se mantuvo ese mismo número de internos alrededor de 62, un interno por celda, no hubo dificultad alguna y siempre fue un Pabellón ejemplo a nivel Nacional.

En el actual momento se encuentran más de 130 personas en el Pabellón, debido a la llegada de personal en tránsito de otras cárceles del País.

Las condiciones de hacinamiento han llevado a que personal de internos tenga que pernotar en sitios de áreas comunes que no ofrecen ninguna garantía de seguridad y dignidad, ni para los internos en tránsito, mucho menos para los internos radicados.

A partir de ese momento de hacinamiento en el Pabellón, sumado a la llegada de personal capturado proveniente de cárceles de Alta Seguridad y otros centros carcelarios, sin que exista un previo análisis de su perfil y un concepto por parte de los Miembros Representantes si tienen alguna información de ellos, con respecto a sus antecedentes en la extinta organización y el mismo compromiso con el Proceso de Paz.

Además la llegada de internos que vienen con resolución temporal o de paso y permanecen hasta 6 meses o más en el Pabellón, empezaron las dificultades tanto para la sana Convivencia y Seguridad de los internos, especialmente de los 9 Miembros Representantes, como para el mismo control de la Guardia Penitenciaria, acostumbrados a tratar un personal que respeta y acata las normas, donde se genero un clima de confianza en el marco del respeto a la autoridad, temas estos que quieren desconocer la mayoría de esa otra población carcelaria que viene con los vicios y mañas de reclusos antiguos y de regímenes distintos a el Régimen Especial para Pabellones de Justicia y Paz.

Entendiendo que la construcción de estos Pabellones requiere de unos estudios meticulosos en materia de seguridad, que pasa, nos imaginamos, por la aprobación de alguna junta encargada de estos estudios, en los primeros meses del año anterior a raíz de la derogación del Régimen Especial de Justicia y Paz, con el “extraño” argumento de que los internos no podían tener ningún contacto con la guardia, sellaron o cancelaron la puerta original de salida y acceso al patio del Pabellón, abriéndola por un sitio que queda a espaldas de la misma guardia y quedando sin ningún control la guardia de los internos que hagan uso del patio.

Hoy nos preguntamos, si esa decisión tuvo alguna consulta con los mecanismos de control creados para este tipo de modificaciones y si esa misma situación jugó un papel importante a favor de los dos desadaptados que se fugaron en días anteriores.

No es menos importante recordar que uno de los dos fugados, el Sr. RAHOMIR RODRIGUEZ TRUJILLO, llego de Alta Seguridad en calidad de transito, nunca estuvo radicado y permaneció por algo más de un año en el Pabellón hasta que se fugo.

La actitud individual e irresponsable de los 2 desadaptados que se dieron a la fuga, nos debe servir a todos para hacer un análisis, responsable y serio de lo sucedido que requiere inevitablemente de la buena y fluida comunicación entre quienes hacemos parte de este Proceso, no consideramos sano ni positivo para continuar con el buen desarrollo de la Ley que se tomen medidas unilaterales que puedan atentar contra los Derechos y Garantías adquiridas por los Postulados que estamos verdaderamente comprometidos en sacar adelante la Ley de Justicia y Paz y la culminación con éxito del Proceso.

Por lo anterior y con el único ánimo de contribuir a la Seguridad y el Orden del Pabellón de Justicia y Paz de la Picota y con el conocimiento propio de casi 4 años de estar detenidos y comprometidos con el Proceso y la Ley 975 de 2.005, respetuosamente proponemos lo siguiente:


1- La creación o habilitación URGENTE de un Pabellón alterno de Justicia y Paz en la Picota, donde puedan estar los Postulados que vengan en tránsito de otras cárceles del País, los Postulados capturados provenientes de Alta Seguridad y algunos Postulados radicados en Bogotá, teniendo en cuenta que en la ciudad de Bogotá esta la única Sala de Conocimiento de Justicia y Paz, lo que obliga a todos los Postulados en esta etapa de la Ley, ha permanecer algún tiempo en esta ciudad.
 
2- Igualmente al volver el Pabellón de Justicia y Paz (ERE 3) de la Picota a tener su población carcelaria original (no más de 62 internos), garantiza la continuación de los programas laborales, académicos y de Resocialización, dignos de mostrar como la verdadera Reintegración de los desmovilizados en cabeza de los 9 Miembros Representantes.
 
3- En cárceles como la de Itagüí funciona el Pabellón de Justicia y Paz donde están recluidos los Miembros Representantes y algunos de sus antiguos hombres, aproximadamente 40 internos en total y existen dos Pabellones mas para Postulados, los patios 5 y 6, así mismo en la Cárcel Modelo de Barranquilla en el Pabellón de Justicia y Paz, están algunos de los lideres con aproximadamente 30 internos en total, allí funciona el Pabellón o patio Central para los restantes Postulados.

¿Sera que la Picota o la ciudad de Bogotá, centro de todos los procesos judiciales, no necesita y se merece como mínimo otro Pabellón para Postulados a la Ley de Justicia y Paz?

4- Hacemos un nuevo llamado respetuoso al Comité Interinstitucional de Seguimiento a la Ley de Justicia y Paz, para que en el menor tiempo posible nos reunamos y podamos debatir con detalle y precisión cada uno de los temas aquí expuestos y así contribuir de forma positiva en la búsqueda de soluciones a la problemática presentada.

Esperamos de los respetados destinarios una pronta y positiva respuesta, en el entendido que nuestro único animo es el de aportar al fortalecimiento de la Ley, a la sana Convivencia y Orden del Pabellón, respeto a las autoridades penitenciarias, temas estos en los que a diario en nuestra condición de lideres, estamos incentivando y concientizando a la gran población carcelaria.


Con nuestras consideraciones de respeto;


EDWAR COBOS TÉLLEZ
MANUEL DE JESUS PIRABAN
RAMON MARIA ISAZA ARANGO
LUIS EDUARDO CIFUENTES G.
JOSE BALDOMERO LINARES
LUIS EDUARDO ZULUAGA A.
OLIVERIO ISAZA GOMEZ
JHON FREDY GALLO BEDOYA
WALTER OCHOA GUISAO



COMITÉ DE PRESOS POLITICOS DE LAS AUTODEFENSAS DESMOVILIZADAS

viernes

Resolución del Instituto de Altos Estudios Europeos

Estimado Edward Cobos; estimados alumnos:

El Consejo de Gobierno del Instituto de Altos Estudios Europeos. IAEE. ha adoptado en su sesión de esta mañana la siguiente “RESOLUCIÓN ante la fuga de los presos Dumar de Jesús Guerrero Castillo y Rahomir Rodríguez Trujillo”.

De igual forma hemos remitido esta RESOLUCIÓN al INPEC y procedemos a difundirlo en la opinión pública colombiana y europea, así como en la comunidad académica.

Un saludo.

Gustavo Palomares
Presidente Instituto de Altos Estudios Europeos.IAEE.
Catedrático en Políticas y Cooperación de la UE en la UNED de España.

www.iaee.eu

América Latina: Carrera 7. nº 32-16. Ofic. 2601. Edificio Hilton. Bogotá- Colombia.
Telf: + 57.1.3500-510 /3500-511
Europa: Paseo Alameda de Osuna, 76. 28042-Madrid. España. Telf: +34.917480079
email:. gpalomares@IAEE.eu
blog: http://www.gpalomares.wordpress.com/





RESOLUCIÓN ANTE LA FUGA DE LOS PRESOS DUMAR DE JESÚS GUERRERO CASTILLO Y RAHOMIR RODRÍGUEZ TRUJILLO

El Consejo de Gobierno y el Claustro de Profesores del Instituto de Altos Estudios Europeos, responsable del Diplomado en “Gestos Paz, desarrollo sostenible y cooperación internacional” que se imparte entre otros lugares en la prisión de “La Picota”.

Ante la fuga de los reclusos Dumar de Jesús Guerrero Castillo y Rahomir Rodríguez Trujillo recluidos en el Pabellón de Justicia y Paz de esa penitenciaria,


MANIFIESTA:

a) La fuga de estas dos personas -uno de ellos Dumar de Jesús Guerrero Castillo alumno de nuestro Diplomado- es un hecho aislado e individual que vulnera las condiciones establecidas en la necesaria reinserción de este grupo de personas anteriores actores de la violencia que han dado pasos decisivos en su formación para crear las condiciones intelectuales y de compromiso con aquellos valores sociales y ciudadanos para asumir un liderazgo activo en pro de la paz para Colombia.

b) Un acto tan lamentable como el acaecido en días pasados en ese establecimiento penitenciario con la fuga de estos reclusos, no debe modificar la voluntad institucional por parte del INPEC, del IAEE y del grupo de alumnos y profesores implicados en los distintos programas para avanzar en un proceso social de reinserción y de “Construcción de la Paz a través de la formación”, en donde las iniciativas formativas vinculadas con este objetivo de la búsqueda de la Paz deben ampliarse y reforzarse.

c) La plena disposición del Instituto de Altos Estudios Europeos para seguir cumpliendo con la responsabilidad social educativa desde los ámbitos europeos con programas que propicien también un mayor fortalecimiento del sistema penitenciario y más amplia formación del personal responsable de prisiones como pieza fundamental en este ámbito de la reinserción y de la consecución de la Paz.

Adoptamos esta resolución reunidos en Madrid y Bogotá el viernes 26 de febrero de 2010

jueves

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

El Comité de Presos Políticos de las Autodefensas Desmovilizadas recluidos en el Pabellón de Justicia y Paz (ERE 3), de la Penitenciaria la Picota de Bogotá, nos permitimos informar a la opinión pública lo siguiente:

1- Rechazamos de manera contundente la actitud individual e irresponsable de los Srs. DUMAR DE JESUS GUERRERO CASTILLO y RAHOMIR RODRIGUEZ TRUJILLO, quienes se fugaron del Pabellón de Justicia y Paz de la Picota, en un acto que atenta contra la Convivencia, Disciplina y el Orden de los 123 Internos que quedamos recluidos en dicho Pabellón.

2- Reiteramos nuestra VOLUNTAD y COMPROMISO inquebrantable de continuar avanzando en el Proceso de Paz y en el marco de la Ley 975 de 2005, como nuestro aporte a la reconstrucción de la Memoria Histórica del Conflicto a través de la VERDAD que tanto claman las victimas y la Sociedad Colombiana, principio fundamental de la Reconciliación de los Colombianos y prenda de garantía de la NO REPETICIÓN.

3- Hacemos un llamado URGENTE al Comité Interinstitucional de Seguimiento a la Ley de Justicia y Paz, para que acuda a las Instalaciones de esta Penitenciaria y aborde con los Miembros Representantes aquí recluidos, temas relacionados con el repudiado hecho y otros que tienen que ver con el normal desarrollo del Pabellón y del Proceso de Paz.

COMITÉ DE PRESOS POLITICOS DE LAS AUTODEFENSAS DESMOVILIZADAS RECLUIDOS EN EL PABELLÓN DE JUSTICIA Y PAZ DE LA PICOTA
Bogotá, Febrero 25 de 2010.

viernes

Recomiendan desautorizar la extradición a EE.UU. de un ex jefe "para" colombiano

Publicado por la Agencia EFE

La procuraduría colombiana recomendó hoy a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que no autorice la extradición a Estados Unidos de "Diego Vecino", ex jefe paramilitar y presunto narcotraficante procesado en su país por delitos de lesa humanidad.

"Diego Vecino", alias de Edwar Cobos Téllez, es reclamado bajo cargos de narcotráfico por una corte judicial de Nueva York, uno de los destinos de los catorce antiguos jefes de la disuelta organización Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que el Gobierno de este país andino entregó en extradición a mediados de 2008.

En el caso del ex paramilitar debe "primar el deber de velar por la protección y asistencia de las víctimas", explicó en un comunicado divulgado en Bogotá, la procuradora Segunda Delegada para la Casación Penal, Ana María Garzón.

Sin embargo, en un estudio de legalidad de la petición norteamericana sobre "Diego Vecino", la Procuraduría General de la Nación concluyó que la solicitud de entrega cumple los requisitos legales y los tratados internacionales sobre el asunto.

El ex paramilitar lideró el desaparecido Bloque de los Montes de María (norte), que hizo parte de las AUC; se desmovilizó en julio de 2005 junto a casi 600 paramilitares y comparece en procesos por numerosos crímenes, entre matanzas, homicidios, toma de rehenes. desapariciones y desplazamientos forzados, tortura y secuestro.

Son "delitos de lesa humanidad por los que debe responder en nuestro país", consideró la funcionaria judicial, para quien la eventual extradición de este colombiano puede afectar los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación, como lo establece la ley de reinserción de paramilitares. "Es evidente la gravedad de las conductas imputadas (...) frente al cargo de narcotráfico que sustenta la solicitud de extradición elevada por los Estados Unidos", enfatizó la Procuradora Delegada. Por ello, agregó, "el Estado tiene el deber de investigar todos los asuntos relacionados con esas graves violaciones a los derechos humanos y sancionar a los responsables".

La postura de la Procuraduría General no es vinculante. Los argumentos de esta entidad de control disciplinario de los funcionarios del Estado para que "Diego Vecino" no sea extraditado coinciden con los de los sectores no gubernamentales y de víctimas de las AUC que se opusieron a la entrega a Estados Unidos de los antiguos jefes paramilitares. Entre los extraditados están Salvatore Mancuso, que en algún momento compartió el mando máximo de las AUC con los hermanos Carlos y Vicente Castaño, asesinados por ultraderechistas rivales.

Graduación en Diplomado

Discurso de Edwar Cobos Telles en representación de los alumnos de La Picota con motivo de la graduación en el Diplomado "GESTOR DE PAZ, DESARROLLO SOSTENIBLE Y COOPERACIÓN INTERNACIONAL"
----------------------------
Señoras y Señores:
Agradecemos muy sentidamente su presencia en este acto que adquiere un inmenso valor simbólico, tratándose de un esfuerzo que, desde distintas responsabilidades y perspectivas, hemos logrado concretar y cuyo significado intentaremos describir en las siguientes palabras que resumen a modo de constancia escrita aquello que ha ido floreciendo en el ánimo de quienes, como ex jefes desmovilizados de las autodefensas, participamos como estudiantes de este proyecto educativo denominado Diplomado "GESTOR DE PAZ, DESARROLLO SOSTENIBLE y COOPERACIÓN INTERNACIONAL".
 
Acudimos a esta ceremonia de graduación con la satisfacción por la misión cumplida: como alumnos de finales de año en vísperas de merecidas vacaciones, vueltos a nacer como estudiantes curiosos e inquietos en un memorable trayecto de nuestras vidas. Etapa que fue posible por el esfuerzo de gente e Instituciones de la Comunidad Internacional que comprendieron lo importante que era para nosotros acceder al Diplomado, así como el Parlamento Europeo que al cubrir el 50 % del costo permitieron que nuestro sueño se hiciese realidad. Hemos compartido con compañeros y profesores una experiencia maravillosa al cabo de la cual no podemos sino sentir nostalgia y un cierto pesar al completar el curso. Así son las vivencias humanas, y entre ellas el aprendizaje, que nos permite crecer como individuos y también como sociedad. Que nos pone en contacto con todo un mundo desconocido que queremos comprender y asimilar, para luego disfrutar y transformar añadiendo nuestra propia huella sobre él, con el esperanzado anhelo de mejorarlo, enriquecerlo, volverlo más parecido al mundo de nuestros sueños, ese remanso de paz que nunca ha sido pero que nos debemos los seres humanos, siempre sedientos de libertad y dignidad.
 
Las condiciones que hoy padecemos tras tres largos años de detención y de la que tantas veces nos lamentamos, permiten también -y somos los primeros en agradecerlo sentidamente- que prosperen iniciativas como las adelantadas por el Instituto de Altos Estudios Europeos (IAEE), su director Dr. Gustavo Palomares y claustro de profesores de la Cátedra Jean Monnet en políticas y cooperación de la Unión Europea, con el apoyo de la Universidad Nacional de Estudios a Distancia de España (UNED), la Red Internacional de Universidades para la Paz (REDEUNIPAZ), la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y el patrocinio del Parlamento Europeo.
 
Jamás olvidaremos que fuimos honrados por el saber y la paciencia de tan ilustres y sabios formadores que sembraron en nuestros espíritus energías dispuestas a servir con humildad y perseverancia los nobles propósitos de Paz y Reconciliación que concitan las esperanzas de nuestro País envuelto en las tenazas del conflicto armado que hunde sus raíces en un pasado remoto cuando ninguno de nosotros había nacido y que proyecta sus designios sombríos sobre el futuro de nuestra gente. No siempre fue así. Hay un pasado de pobrezas y carencias, humillaciones y amarguras, pero no teñido con la sangre de nuestros antepasados ni asolado por la guerra entre hermanos. Hubo un tiempo que no fue el paraíso pero tampoco el infierno que nos incendia los campos y nos endurece el corazón. Rememoran nuestros abuelos historias de otros tiempos, de otros abuelos alojados en un pasado que nunca conocimos pero al que quisiéramos volver perdidos como muchas veces nos encontramos en este valle de lágrimas que se ha convertido el País y que golpeó nuestras puertas cuando éramos muy niños y la escuela era nuestro mundo y nuestra inocencia.
 
Si traemos estas remembranzas es porque el Diplomado que hoy nos congrega despertó en nosotros ese niño que seguimos siendo, ese niño que hoy sabe más que antes -mucho más- que la guerra comienza de repente, sin embargo, la Paz es una lenta construcción que requiere de todas nuestras voluntades, pero también que nuestro entusiasmo lo sepamos contagiar, difundir, estimular entre almas escépticas y rencorosas, desesperanzadas y cansadas, más dispuestas a pretender en las manos un fusil que a arrojarlo al fondo del mar. Por eso lo aprendido aquí, cuando de GESTORES DE PAZ se trata, no es saber por solo saber, ni saber por vanidad o pasatiempo.
 
Así como la ignorancia es un arma que los perversos y manipuladores, utilizan en su beneficio hipócrita e inescrupuloso, el saber se vuelve en contra de la misma sabiduría, cuando se pone al servicio de metodologías ofensivas y degradantes, inhumanas y feroces.
 
La construcción de Paz no puede ser dejada en manos de quienes están habituados a imponer su visión de la vida y de la muerte, sus intereses ideológicos o materiales, porque las razones no son patrimonio exclusivo de unos o de otros, sino que albergan en las mentes humanas, por igual en los débiles y los poderosos, los que nacieron en cuna de oro o en el más humilde rincón.
 
Lo aprendido en este Diplomado no debe ser colgado en la pared como testimonio convertido en adorno sino que es otro decisivo paso en la senda del compromiso asumido con la Paz y la Reconciliación que nos convoca a seguir nutriendo los conocimientos adquiridos con nuevos conocimientos y prácticas que nos acompañarán por el resto de nuestras vidas.
 
Hoy sabemos, mejor que ayer, que a esta escuela fuimos invitados para aprender a pedir perdón y también a perdonar. El ejemplo que ya otros pueblos y naciones dieron nos marcó profundamente. Aprendimos en su riqueza en qué consiste la Reconciliación y también que la Reconciliación es posible. No está solo en nuestras manos, pero sin nuestras manos la tarea quedará inconclusa.
 
El gran obstáculo para llegar a ella es no saber perdonar, no querer perdonar. Pero también no saber pedir perdón, no querer pedir perdón. Todos conocemos a personas que fueron gravemente ofendidas, tratadas injustamente, calumniadas o maltratadas y nunca supieron sobreponerse a la ofensa que les provocó tanto sufrimiento. En ocasiones las heridas parecen estar cicatrizando, pero solo en apariencia, porque siguen supurando por debajo de la costra. ¡Cuántos seres humanos guardamos en nuestras almas heridas abiertas! Si no estamos dispuestos a perdonar, si ni siquiera nos proponemos perdonar, todo será en vano. No podemos aspirar a ser Gestores de Paz porque contemos ahora con un Diploma habilitante, si no incorporamos como enseñanza de este Curso el conocimiento del perdón, su naturaleza, sus límites, su profundidad. Nunca olvidemos que no habrá Reconciliación en el cuerpo social de los colombianos y colombianas si no sanamos colectivamente del tremendo mal que la violencia produjo en víctimas y victimarios, que todos lo hemos sido de alguna manera y eso lo sabe cada quien en su conciencia, en la intimidad de nuestro ser adolorido que ansía el alivio de sanar y ser sanado. No olvidando que finalmente, todo perdón es perdón que uno se da a sí mismo.
 
Un Proceso de Paz no sucede al final de la guerra, sino que la guerra finaliza si la Paz se instala en el corazón de los guerreros y los disuade de continuar las hostilidades. Hemos sido once ex compañeros desmovilizados por propia voluntad y determinación quienes iniciamos este Diplomado hace 8 meses como un modo también de comprender en qué fallamos cuando decidimos empuñar las armas y en qué no hemos sabido conducirnos y expresarnos para que Colombia comprendiera de qué se trata el Proceso de Paz con las ex autodefensas campesinas y cuáles han sido nuestras motivaciones e intenciones. No se puede apoyar ni valorar positivamente lo que se desconoce, ni se puede tampoco acompañar con credibilidad aquello que se desenvuelve entre los prejuicios, las estigmatizaciones y los dardos envenenados. En un océano de perplejidades y satanizaciones naufragó el proceso -no nuestra voluntad de Paz ni nuestro anhelo de Reconciliación, que permanecen sólidos en la adversidad- y lo que hoy más nos ocupa no es solo la búsqueda de responsables sino principalmente la búsqueda de soluciones. Nos preocupa que los tambores de guerra sigan prevaleciendo sobre los llamados a la Paz, y que las víctimas hayan seguido produciéndose a diario sin que nuestro desarme y desmovilización -que no tiene antecedente alguno en la historia de la resolución pacífica o dejación de armas voluntaria de organización armada al margen de la ley alguna, rompiendo con ello el circulo vicioso de la violencia- haya sido insuficiente ante la magnitud e inercia de quienes han seguido en pie de guerra de un lado o del otro, en esta guerra de tantos lados y aristas que amenaza hoy -a estas horas precisamente- con enseñorearse en las fronteras de la patria y aun más allá por razones y sinrazones que pretenden justificar lo injustificable, con argumentos falaces y terquedades absurdas que lejos de apagar los incendios los hacen más voraces y extendidos. Sea éste el preciso momento y el justo lugar, en la sobria y austera ceremonia que premia nuestros esfuerzos de estudio para renovar ante el mundo nuestro compromiso de Paz y Reconciliación, nuestra voluntad y determinación de ser fieles a la Verdad, solidarios y consecuentes con el resarcimiento de las víctimas y en honrar con nuestra responsabilidad histórica la encomiable y titánica labor de la Justicia.
 
Al Gobierno Nacional y sus representantes le manifestamos que agradecemos su presencia en este recinto y los invitamos a no cejar en el esfuerzo de mantener vivos los anhelos de Paz y Reconciliación, abriendo las puertas del diálogo y el consenso que hagan posible la reanudación pronta del Proceso de Paz con las ex autodefensas, que no puede ni debe quedar convertido en otro fracaso que se vaya a sumar a la larga lista de intentos fallidos por construir la Paz y la Reconciliación en nuestra querida Colombia. A quienes desilusionados con el Proceso y temerosos de las traiciones y los incumplimientos han regresado a empuñar las armas en la espera de mejores condiciones y garantías por parte del Estado, les decimos que los escenarios de Paz y Reconciliación jamás estarán agotados y que los caminos de Paz que seguimos transitando son irreversibles y alcanzarán finalmente la meta de silenciar los fusiles, todos los fusiles.
 
No compartimos la decisión de rearmarse, pero comprendemos que las protuberantes fallas de este Proceso de Paz minaron el clima de confianza y la credibilidad en la palabra y los acuerdos de la Mesa, por lo cual los invitamos a seguir reflexionando y proponiendo alternativas de construcción de Paz que encontrarán tarde o temprano oídos receptivos y garantías mínimas suficientes no solamente en su caso, sino en el de todos los demás actores armados que permanecen en actitud rebelde o sediciosa por unas u otras razones que nosotros no podemos juzgar pero estaremos siempre dispuestos a escuchar y facilitar con nuestra Gestión de Paz, para que finalmente encuentren oídos receptivos y canales que hagan posible cesar las hostilidades. No hemos dejado de tener presente ni un solo momento que Diego Martínez Goyeneche (Q.E.P.D.) nos acompaña en este día y hoy recibe aquí su Diploma junto a nosotros. Su examen ante Dios sabemos que fue aprobado. Nunca se fue del todo, aquí vive en nuestra memoria y nuestro corazón, junto a todos aquellos miles de ex compañeros que han muerto o han sido asesinados tras su desmovilización.
 
Este Diploma que hoy exhibimos felices y reconfortados es un regalo hermoso que nos hace la vida, esta vida que nos hemos juramentado en honrar para ponerla al servicio de todo aquello que por digno y pacífico, manso y altruista, hará cierto que lo aprendido no haya sido en vano, y que a partir de aquí, a partir de hoy, no habrá mejor prueba de nuestras palabras que nuestros actos. Agradecemos a la Dirección General del INPEC, a la Dirección Regional, al Sr. Director de este establecimiento, a la oficina de prensa del INPEC y todo el cuerpo de custodia por su generosa paciencia y colaboración, sin el consenso de ustedes no hubiera sido posible haber adelantado con éxito el Diplomado y la realización de esta noble ceremonia.
 
Hemos transcurrido todas las etapas del Proceso de Paz de manera voluntaria, en una sumatoria de actos de Paz que tomarán a partir de hoy la vocería, y ustedes excelentísimo claustro de profesores sabrán por ellos que no le habremos sido ingratos a la hora de poner en práctica lo aprendido, por lo que nuestro agradecimiento será eterno.
 
MUCHAS GRACIAS.

Otros Comunicados