jueves

Víctimas y Desmovilizados tomados de la mano para la Reconciliación y la Paz

EDITORIAL

Colombia, febrero de 2013



Cuando los Desmovilizados nos esforzamos por afianzar las condiciones necesarias que hagan efectiva y eficaz la Paz y la Reconciliación que propiciamos, allí advertimos con desazón que el silencio de los fusiles y la dejación de armas es apenas el primer paso de un duro y largo camino.

No es intrascendente ni mucho menos la desmovilización de los alzados en armas  –todo lo contrario- sino que por imprescindible que resulte no alcanza de por sí para hacer debida justicia con las Víctimas ni tampoco para poner de inmediato en ejecución las intervenciones que permitan acceder sobre el terreno a las soluciones sociales y económicas que urgen en vistas de reparar los males causados por la confrontación armada y recrear la sana y productiva vida en comunidad, alterada durante décadas por violencias y carencias de todo tipo.

El desconcierto nos sorprende entonces con su carga de impotencia y pesadumbre al observar en los rostros acongojados de las Víctimas el rastro lacerante de la guerra y sus múltiples heridas, las secuelas nefastas de tanta sangre fraternal derramada detrás de la consecución de ideales contrapuestos entre unos y otros que nos enfrentamos en la tragedia que jamás debió suceder, que jamás debió arrastrarnos y dañar inmisericorde tanto pueblo inocente y trabajador. 

Sin embargo, aunque no le falte razón a quien ha dicho que es más difícil hacer la paz que hacer la guerra, los Desmovilizados estamos jugados por hacer de la Paz nuestro camino sin retorno y de la Reconciliación nuestro servicio comunitario de por vida. No podemos ni queremos renunciar al compromiso histórico que hemos asumido frente al País pero sobre todo ante las Víctimas y nuestras propias conciencias. Estamos dispuestos a remover todos los obstáculos que se interpongan, a trabajar día y noche sin claudicaciones, hasta que de los Desmovilizados se diga: hicieron mucho daño pero se arrepintieron, hicieron mucho daño pero rectificaron, hicieron mucho daño pero tuvieron humildad suficiente para admitir el error, pedir perdón y reparar aquello que podía y debía ser reparado.

Valgan las palabras dichas para renovar aquí nuestro llamado como Desmovilizados a todos nuestros compañeros y compañeras, a las instituciones del Estado y asociaciones de bien público, a las comunidades que anhelan ver a Colombia entera en Paz y Reconciliada, a las autoridades en los diferentes niveles, para hacer realidad un círculo virtuoso de mutua colaboración a los efectos de redoblar los esfuerzos y no dejarnos vencer por las dificultades. Las Víctimas merecen no solo reconocimiento de sus derechos, reparación de sus daños y consuelo en la aflicción que padecen sino también y sobre todo no ser revictimizadas por nuevas violencias, por su no inclusión en los proyectos y realizaciones que les atañen, por el silenciamiento de su voz.

En este contexto cabe destacar muy especialmente el trabajo que viene realizando la "Mesa Regional de Reconciliación" que adelanta el departamento de Bolívar  en la subregión de los Montes de María. Esta mesa fue instalada por la antigua CNRR, ahora ACR (Agencia Colombiana para la Reintegración), que preside el Dr. Arturo Zea, quien fue Jefe Regional Bolívar de la CNRR y ahora es Director Territorial Bolívar de la nueva Unidad de atención a víctimas.

Desde esta mesa se han llevado a cabo 5 Mesas o encuentros de Reconciliación entre víctimas y victimarios, funcionarios de la Agencia, de la Gobernación de Bolívar, Alcaldía de Cartagena, dos de esas cinco mesas se han efectuado en la Cárcel Modelo de Barranquilla con la presencia de varios postulados del extinto Bloque Montes de María y una más de los otros cinco encuentros que se han llevado a cabo, fue en Cartagena y también contó con la presencia de postulados a Justicia y Paz del extinto bloque.

A través de estas mesas y especialmente del trabajo que viene realizando el Dr. Zea, se logró, entre otras cosas, el acuerdo entre las víctimas de Mampuján y el desmovilizado Edward Cobos Téllez por el diseño del Monumento a las Víctimas que éste ofreció según lo ordenado en la primera sentencia de Justicia y Paz de la cual el desmovilizado es destinatario.

También, a través de estas mesas se ha venido apoyando el trabajo de Restitución de tierras en los Montes de María. Asi mismo, es un logro destacable la iniciativa programada de una caminata por parte de quienes han sido Víctimas del despojo de sus tierras en el municipio de Carmen de Bolívar, despojo posterior a la desmovilización de las Autodefensas. Nos adherimos y respaldamos esta caminata como rechazo contundente a todas las formas y expresiones de violencia, pasadas y presentes, las cuales pretenden condicionar y amilanar no solo a las Víctimas sino también a los Desmovilizados y toda la Comunidad.
A través de esta Mesa Regional de Reconciliación se están recopilando las Memorias de lo sucedido en los Montes de María, lo referente a las Víctimas y su vida en torno al impacto de la violencia. En estas memorias no se está hablando del relato de hechos y sus responsables, sino de cómo esos hechos de violencia de unos y otros afectaron la vida y convivencia pacífica de sus moradores y el desarrollo de sus proyectos de vida con respecto a su condición de productores agrícolas.

Seguiremos insistiendo ante quien corresponda sobre la necesidad de no dilapidar por parte de los entes estatales aquellos bienes económicos que han sido entregados por los Desmovilizados como aporte a la Reparación y que ojalá se conviertan en la base fundamental de un programa de entrega directa de parcelas a las Víctimas, donde éstas tengan la oportunidad de disponer de sus propias parcelas para cosechar los productos agrícolas de la región, ejemplo el aguacate, el tabaco, caucho y otros y con el acompañamiento y subsidios del Estado, constituyendo así un verdadero ejemplo de Reparación. Parcelas que deben salir de la parcelación de las miles de hectáreas que han entregado los ex Cdtes. de las AUC, por ejemplo en los Montes de María, como las entregadas por los ex Jefes desmovilizados Edward Cobos Téllez y Salvatore Mancuso Gómez, que antes de monetizarlas y a unos precios irrisorios y absurdos, pudieran apalancar el retorno de los campesinos a su región, con opciones verdaderas de proyectos de vida, porque lo que se ha hecho hasta ahora con las tierras entregadas, es colocarles unos precios irrisorios para rematarlas incluso por debajo de esos precios, y esos recursos no son significativos a la hora de valorar la Reparación.
Todo sea dicho en pos de arribar a las mejores concreciones, a las mejores soluciones en favor de las Víctimas, de tal manera que en el tránsito de la guerra a la paz, los cimientos de una nueva Colombia Reconciliada se fundamenten en la preservación de la vida y en el regreso al trabajo fecundo, solidario y próspero de las comunidades rurales y sus familias.

La Reconciliación se ha echado a andar y nuestro camino no se detendrá hasta consolidar la necesaria y verdadera Reparación, aquella donde cada Desmovilizado según su capacidad pueda dar a cada Víctima según su necesidad, en el convencimiento que todo bien que sepamos hacer en beneficio de las víctimas será un bien que entre todos haremos al Bien de Colombia y su Reconciliación en Justicia y Paz.


Comité Editorial

@reconciliemonos

1 comentario:

  1. Actos de reconcializacion y gestos profundos de reparacion, hacen aportes gigantescos para la paz de nuestro pais; no es facil asumir el dolor causado, ni justifica seguir por la ruta violenta que lleva a la catastrofe, la iniciativa que lleva consigo actos simbolicos, lleva a su vez actos genuinos y creibles para que todos hagamos patria, el perdon tambien hace parte de este proceso, estoy seguro que seguir firme ante la grandeza de estos actos, permiten seguir trabajando por la grandeza de nuestro pais, siempre sera mas facil hacer la guerra que la paz, animo y mucha energia para que este esfuerzo siga adelante, para que la sociedad reconozca esto como una respuesta a la necesidad de generar el mejor futuro del pais, el apoyo de todos los debe animar a que sigan buscando la integracion genuina a la sociedad y seguir incorporandose a la actividad social para confirmar el anhelo de recibir el calor, union y amor de la familia. Gracias por permitir compartir el entusiasmo y apoyo a este hecho historico de reparacion y reconciliacion.

    ResponderEliminar

Otros Comunicados