miércoles

Acto de Grado - Facultad de Derecho - Corporación Universitaria de Colombia IDEAS





GRADUANDOS

EDWAR COBOS TÉLLEZ
JOSE BALDOMERO LINARES
OLIVERIO ISAZA GOMEZ
WILLIAM MORALES TORO
LUIS EDUARDO CIFUENTES GALINDO
LUIS EDUARDO ZULUAGA ARCILA
EDGAR IGNACIO FIERRO FLOREZ
OSCAR JOSE OSPINO PACHECO
NELSON MARTINEZ CANO. 


_______________________________________________________________________



Señor Brigadier General
JORGE LUIS RAMIRES ARAGON
Director General INPEC

Doctor
JAIRO TAPIAS OSPINA
Fundador Corporación Universitaria de Colombia IDEAS

Doctora
ANA CRISTINA PEDRAZA ALVARADO
Rectora Nacional Corporación Universitaria de Colombia IDEAS

Doctor
ALVARO AYALA PEREZ
Decano Facultad de Derecho

Doctor
ARIEL VALENCIA VALENCIA
Coordinador Facultad de Derecho Programa Picota  

INVITADOS ESPECIALES

AMIGOS GRADUANDOS


FAMILIAS DE LOS GRADUANDOS


SEÑORAS Y SEÑORES




Revestido de la misión encomendada por mis compañeros hoy graduandos, agradecemos vivamente a todos los invitados su presencia en este acto de graduación el cual adquiere para nuestro País un particular simbolismo sobre lo que puede significar y realizar institucionalmente la reclusión cuando está predispuesta al servicio de la resocialización y el crecimiento personal y comunitario. También, desde lo más íntimo de nuestros ánimos y propias conciencias, las puertas que abre para todo recluso la voluntad de reinserción plena y sin concesiones a la reincidencia, cuando es convencida y sincera. Además, como fruto fehaciente de lo que el intelecto puede proponerse y alcanzar –aun entre los muros de una cárcel- cuando la sed por aprender se manifiesta, cuando la voluntad es férrea y la decisión del individuo cuenta con el apoyo de las autoridades, las instituciones carcelarias y la academia sensible y acuciosa ante la problemática carcelaria. Hablo por mis compañeros desmovilizados y por mis compañeros estudiantes que lo fuimos entre esas paredes atribulados por el pasado sombrío y hacedores de presente y futuro con el alma contrita y esperanzada.




Lo que hoy cuenta no es el origen ni las causas que nos trajeron hasta aquí cuando iniciamos este camino del estudio universitario, sino las motivaciones y los propósitos que lograron el milagro de darle alas a nuestros sueños y permitirnos volar hacia el futuro. Futuro aún todo por construirse y que hoy, en este presente jubiloso, compartimos con todos ustedes, autoridades, directivos, profesores y maestros, personal de guardia y servicios, familiares y amigos.

Sean entonces estas palabras de bienvenida, en representación del colectivo de graduandos, de gratitud inmensa, de profundo reconocimiento, a todos quienes en estos años de estudios hicieron posible que lo que hoy estamos celebrando se pudiera desarrollar y concretar. Porque nosotros, como estudiantes decididos a hacer nuestra tarea, pusimos de lo nuestro lo mejor, pero el éxito final pertenece a todos quienes desde sus diferentes competencias y responsabilidades hicieron, a la par nuestra, en cada etapa de nuestra carrera aquello que requerían nuestros esfuerzos y facilitaba nuestro avance.




Acudimos a esta ceremonia de graduación con la satisfacción por la misión cumplida: como seres vueltos a nacer como estudiantes curiosos e inquietos en un memorable trayecto de nuestras vidas. Hemos compartido con compañeros y profesores una experiencia maravillosa al cabo de la cual no podemos sino sentir nostalgia y afecto. Así son las vivencias humanas, y entre ellas el aprendizaje, que nos permite crecer como individuos y también como sociedad. Que nos pone en contacto con todo un mundo desconocido que queremos comprender y asimilar, para luego disfrutar y transformar añadiendo nuestra propia huella sobre él, con el esperanzado anhelo de mejorarlo, enriquecerlo, volverlo más parecido al mundo de nuestros sueños, ese remanso de paz que nunca ha sido pero que nos debemos los seres humanos, siempre sedientos de libertad y dignidad. 

Jamás olvidaremos que fuimos honrados por el saber y la paciencia de tan ilustres y sabios formadores que sembraron en nuestros espíritus energías dispuestas a servir con humildad y perseverancia los altruistas propósitos del Derecho, como noble instrumento al servicio de la Equidad y la Justicia.

Hoy celebramos con gozo nuestra graduación pero somos también conscientes, en nuestra nueva condición de profesionales del Derecho, de nuestra gran responsabilidad social y personal como agentes de transformación de nuestro País agobiado por injusticias y violencias que se resisten a abandonar nuestro territorio y nuestra sociedad.

Quienes venimos de transitar el arduo camino que lleva del conflicto armado y sus secuelas de violencia y victimización a la vida reconciliada consigo misma y en paz con nuestros semejantes, no podemos ni nos debemos permitir hacer de nuestra profesión algo diferente que una fuente de armonía y concordia, donde la justicia sea efectivamente la mejor garantía de la paz, el sello de identidad de un orden justo y solidario.



Quienes completamos nuestros estudios entre horas de encierro y privación de la libertad estamos en las mejores condiciones de bendecir y difundir el camino de aprendizaje que finalmente nos ha llevado a los umbrales de una libertad largamente añorada. Libertad que queremos sea fecunda y laboriosa y hacia la cual nos corresponde dirigir nuestros pasos del presente en pos de no renunciar a ella jamás. Queremos ser agentes de transformación y superación social en el marco de un ordenamiento legal que reconozca nuestros derechos humanos, civiles y políticos. Estamos convencidos que la dignidad humana merece que Colombia entera pase de condiciones de vida menos libres y menos prósperas a condiciones de vida más libres y más gozosas. Para alcanzar estas metas debemos ocupar desde hoy mismo, ya como graduados, nuestro puesto de trabajo y dedicación por una Paz que nos ha sido esquiva, por una Reconciliación que nada ni nadie nos impedirá dedicarnos a ella con la tremenda responsabilidad de sujetos dotados de derechos y deberes que nos comprometen y alientan para no desfallecer ni claudicar.

La coyuntura histórica que vivimos hoy los colombianos está signada por los albores de un posconflicto que quisiéramos comenzase hoy mismo. Porque hoy mismo sentimos que es nuestro deber alzar nuestra mano y decir presente. Presentes para construir paz desde nuestra experiencia como excombatientes, presentes como actores y partícipes de un proceso de paz, presentes como ciudadanos sujetos de la Justicia Transicional, Justicia que no podemos sino concebir como fuente de grandes obligaciones y fuente de inalienables derechos.

Precisamente hoy, en el día de nuestra graduación, aquí y ahora en este recinto, faltaríamos a nuestros sentimientos más enraizados y elocuentes, si no hiciéramos llegar a través de estas sentidas y modestas palabras, el mensaje a todos ustedes apreciados y respetados asistentes, respecto de la tremenda necesidad que sentimos de regresar al seno de la sociedad con los mismos idénticos derechos y obligaciones que teníamos al momento de convertirnos por unos aciagos años de participación en el conflicto armado, como actores del mismo. Aspiramos que este reconocimiento de derechos y obligaciones, por parte de las Leyes y la Constitución, selle con el manto de la Justicia y el Derecho, nuestras garantías expresadas y convencidas de No Repetición. Y esto no solo para una parte de los actores del conflicto, para todas las partes sin distinción. Y esto dicho no como exigencia, sino como manifestación libre de derechos y obligaciones que asumimos y juramos respetar. Como ciudadanos de bien que nos comprometemos a serlo hasta el final de nuestros días, como profesionales del Derecho que a partir de esta graduación nos compromete de por vida con las leyes y la Constitución.




Al Gobierno Nacional, a la Dirección General del INPEC y a la Corporación Universitaria de Colombia IDEAS, les hacemos una invitación respetuosa a no cejar en el esfuerzo de mantener vivo este programa de educación profesional al interior de los centros de reclusión a nivel nacional, que ojala a través de las entidades gubernamentales encargadas se puedan entregar becas o subsidios para que más personas privadas de su libertad puedan acceder a una carrera profesional, que los amigos graduandos que aún deben continuar privados de la Libertad puedan iniciar una especialización, esa es la verdadera manera de resocializar al individuo, a través de la enseñanza y la formación académica.

Este Diploma que hoy exhibimos felices y reconfortados es un regalo hermoso que nos hace la vida, esta vida que nos hemos juramentado en honrar para ponerla al servicio de todo aquello que por digno y pacífico, manso y altruista, hará cierto que lo aprendido no haya sido en vano, y que a partir de aquí, a partir de hoy, no habrá mejor prueba de nuestras palabras que nuestros actos. 

Agradecemos a las directivas y claustro de profesores de UNIDEAS, a la Dirección General del INPEC, al Sr. Director del COMEB, a la oficina de prensa del INPEC y todo el cuerpo de custodia por su generosa paciencia y colaboración, sin el consenso de ustedes no hubiera sido posible haber adelantado con éxito la carrera profesional de abogado y la realización de esta noble ceremonia.

A DIOS todopoderoso, nuestras abnegadas y amadas Esposas, nuestros adorados Hijos y toda la Familia, sin el Amor, Acompañamiento, Comprensión y Apoyo de ustedes nada de esto hubiera sido posible, les dedicamos este noble título como muestra de nuestro infinito Amor y agradecimiento.

MUCHAS GRACIAS.


Bogotá, Abril 20 de 2016.



www.reconciliemonoscolombia.com

edwardfelipe2005@gmail.com

Twitter: @EdwardFCC




No hay comentarios:

Publicar un comentario